contadores de paginas web

La India: Del Imperio Gupta al Islam

La India: Del imperio Gupta al Islam

La India ha sido un territorio abotagado de sucesivas invasiones y ocupaciones a lo largo de su milenaria historia. Estas invasiones han dejado huellas culturales profundas, convertidas en una variedad de componentes que hoy se traducen en propuestas religiosas y filosóficas que constituyen un verdadero desafío para Occidente. De las etapas existidas en el subcontinente indio, se puede afirmar que, su resplandor cultural se forjó durante los siglos IV y V bajo el Imperio Gupta, que gobernó la India septentrional por más de 200 años.

Leer más:La India: Del Imperio Gupta al Islam

La sociedad feudal

La sociedad feudal

Puede afirmarse, en líneas generales, que los grupos sociales en Europa durante el medioevo estuvieron integrados por grandes clases sociales, con distintas obligaciones y costumbres. Ellas fueron: los nobles, que tuvieron como oficio principal tareas de guerra; los clérigos, encargados de la vida religiosa, espiritual y moral de esa época; los siervos o villanos, dedicados a trabajar en los dominios señoriales, y a cambio recibían la protección del señor feudal.

Carlos VIII Martial Dauvergne

Leer más:La sociedad feudal

Las invasiones bárbaras

Las invasiones pacíficas

 Reunión de tribus germánicas

La relación de los romanos con los germanos se dio en dos niveles: primero, el de la asimilación y aprendizaje, y en segundo lugar de conflicto y confrontación bélica. En el siglo III el Imperio Romano estaba ya corrompido y decadente, con muchas tierras y pocos soldados. En cambio, los pueblos bárbaros, vigorosos y guerreros, buscaban tierras para ser propietarios.

Leer más:Las invasiones bárbaras

Los pueblos bárbaros

Los pueblos germanos (también germánicos o bárbaros) son un grupo de tribus que conquistaron la mayor parte del oeste y del centro de Europa en el siglo V d.C., contribuyendo al fin del Imperio Romano de Occidente.

Bárbaros

El Imperio Romano, desde el siglo III, comenzó una etapa de declive por los conflictos sociales, políticos y económicos, que se expresaron en el descontento de la población, debido a los altos impuestos, la centralización del poder y las constantes luchas por la defensa del territorio. Al comienzo de las invasiones bárbaras, Teodocio (347-395) dividió el Imperio Romano en Imperio de Occidente dirigido por su hijo Honorio (384-423), el cual duró sólo un siglo a causa de las invasiones de los pueblos bárbaros quienes tomaron el poder, y el Imperio de Oriente, dirigido por su otro hijo Arcadio, (377-408), que fue consolidándose con la adopción de diferentes elementos culturales de los pueblos de Asia menor y oriental, conformando así el Imperio Bizantino.

Leer más:Los pueblos bárbaros

Malí: Un reino negro

El término Malí significa: tierra donde viven los reyes. Malí fue un Estado islámico que existió entre los siglos XIII y XVI, y se constituyó en el imperio más grande de su tiempo después del mongol. Esto se debió al monopolio crea­do por sus reyes que lograron controlar la producción y el comercio del oro, la sal e importantes rutas comerciales. Sus gobernantes construyeron varios centros de enseñanza islámica que se volvieron célebres, entre ellos Tombuctú.


Malí es un reino negro desde un principio y práctica­mente sucedió como Imperio a Ghana en la región suda­nesa.

Leer más:Malí: Un reino negro

Reinos germánicos

La caída del Imperio romano de Occidente
 
Las avanzadas de los bárbaros continuaron hasta que consiguieron el poder del Imperio Romano de Occidente, cuando en el año 476, el rey germano Odoacro derrocó al último emperador, Rómulo Augústulo. El Imperio se fragmentó en una multitud de pequeños reinos gobernados por reyes germánicos. Los reinos más importantes fueron el ostrogodo en Italia, el visigodo en la península Ibérica, el franco en la antigua Galia, el anglo y el sajón en las Islas Británicas. La parte oriental, mejor gobernada y mejor defendida militarmente, consiguió resistir la oleada germánica y desplazarla hacia Occidente.

Hacia finales del siglo V d.C. las conquistas bárbaras habían comenzado a estabilizarse en forma de reinos y emergió un nuevo mapa político de Europa. Aun así, la fuerza de la cultura romana resistió el cambio de gobernantes. El orden social romano había sido decapitado, los recién llegados habían tomado las posiciones principales; no obstante, los germanos siempre fueron una minoría. El poder estaba en sus manos, pero eran los habitantes locales los que aseguraban el normal desenvolvimiento de estos reinos.

Los reinos germánicos en Europa, siglo VI

Leer más:Reinos germánicos

Vasallaje y Servidumbre

Antecedentes

De Roma provienen el colonato, la esclavitud y la religión cristiana, que darían origen a las relaciones de servidumbre y a las pautas de comportamiento moral de la sociedad medieval. De la organización de los pueblos germánicos se conservaron: el séquito o grupo de hombres que se unían a un caudillo a quien le juraban lealtad para defender su honor y seguir su suerte; la costumbre de donar tierras por prestación de servicios militares. Los anteriores elementos serán la fuente del vasallaje y el beneficio por servicios prestados, tan comunes en el feudalismo. El vasallaje y la servidumbre serán las relaciones de dependencia y subordinación más duraderas y estables del medievo.

feudalismo organización social

El vasallaje

A fines del siglo X el único lazo político que une a los miembros de la nobleza es el vínculo personal. Los caballeros residentes en los territorios del castillo habían engrosado las casas aristocráticas. Sus tierras se fundieron en el gran dominio del señor, convirtiéndose en una explotación dependiente. Con ella, entraban en una relación de subordinación con el señor de la fortaleza. Estaban obligados a protegerle y acudir en su ayuda.

Leer más:Vasallaje y Servidumbre

Vikingos: Legado cultural

Barcos vikingos en el Tapiz de Bayeux
Barcos vikingos en el Tapiz de Bayeux.

La civilización vikinga se ha distinguido por su calidad en la realización artística, en especial merced a la jerarquía de sus orfebres y joyeros. Monumentos, armas, ruinas arquitectónicas, naves, joyas, enterramientos y registros alfabéticos en grandes piedras son tan sólo algunos de los elementos que han permitido reconstruir la vida del pueblo vikingo en una continuidad temporal que abarca buena parte de la historia europea.

Leer más:Vikingos: Legado cultural

Vikingos: Mitología

Odín

Protagonistas de una serie de creencias y leyendas escandinavas, los dioses nórdicos no portaban verdades reveladas ni eran inmortales. Estaban agrupados en dos grandes divisiones, los Asir o Ases eran los más importantes, entre los que se destacan Odín, el supremo de todos ellos, y uno de sus hijos, Thor. Este grupo de dioses habitaba en el Asgard, una ciudadela especialmente dedicada a ellos.

Leer más:Vikingos: Mitología

Vikingos: Organización social

Los hijos de Odín

Pueblo guerrero y experto en las artes de la navegación y la metalúrgica. El vikingo no estructuró una civilización y una cultura homogénea, pero no obstante dejo su influencia a uno y otro lado de Europa durante un periodo que se extendió entre finales del siglo VIII hasta el siglo XI
Los descubrimientos arqueológicos permitieron establecer una cierta organización en el establecimiento de sus tribus, en las que distribuyeron los trabajos en sectores y edificios definidos, como así también sus defensas. Estos grandes edificios eran levantados a manera de barracones, algunos, eran utilizados como vivienda, pero otros solo como almacenes, establos y talleres de metalurgia y orfebrería. Durante el periodo vikingo, en Dinamarca se construyeron fortalezas circulares protegidas por un gran murallón de tierra que, a su vez, se hallaba circunscripto por un profundo foso.

Fortaleza de Fyrkat
Ilustración de la fortaleza de Fyrkat, asentamiento vikingo en Dinamarca.

Leer más:Vikingos: Organización social

Más articulos