contadores de paginas web

Arte contemporáneo

“De todo un poco”

El “land art”, es una corriente del arte contemporáneo en la que el paisaje y la obra de arte están enlazados.

En cualquier período de la historia funcionan numerosas y muy variadas influencias estilísticas. Algunas son frescas y nuevas, pero al poco tiempo demuestran ser efímeras; otras se encuentran aún en embrión y son patrimonio exclusivo de la vanguardia; y las hay que son retrospectivas, ecos nostálgicos del pasado. Sin la perspectiva que da el tiempo, es muy difícil adivinar qué corrientes del arte contemporáneo marcarán la próxima época. Hace un siglo, por ejemplo, el art Nouveau tenía que competir con el movimiento de Artes y oficios, el neoclasicismo y el protomodernismo de Louis Sullivan.

Leer más:Arte contemporáneo

Cultura popular

“Arte para el mercado de masas”

Cultura popular: Arte para el mercado de las masas

La influencia de la "cultura norteamericana" en el período de posguerra no se limitó a las bellas artes. A decir verdad, el impacto de la cultura popular estadounidense -expresión del poderío económico, el consumismo y la democracia de EEUU­- fue aún mayor. Un colectivo que cada vez adquiría más importancia era el de los jóvenes -los “teenagers”-, que manejaban ya el dinero suficiente para atraer la atención de los anunciantes, las casas discográficas y los estudios cine. El consumismo a la americana se expandió por todo Occidente. A pesar de los prejuicios y del temor a perder la propia integridad cultural, los europeos consumían encantados, películas de Hollywood, rock and roll, pantalones vaqueros y Coca-Cola. Estados Unidos parecía el lugar de donde venía todo lo interesante.

Leer más:Cultura popular

Arte abstracto y minimalismo

“Hedonismo contra puritanismo”

“Combo K.81 (K.37 y K.43) de gran tamaño.” (2009). Frank Stella, pintor y grabador minimalista y abstracto.

El deseo de un nuevo tipo de arte se había estado ideando en Estados Unidos desde los años treinta, sobre todo a través de programas subvencionados por el Estado, como el “Federal Art Project”, que se creó para sacar de la indigencia a varios miles de artistas. Muchos de ellos habían experimentado con las últimas tendencias del arte europeo, como el surrealismo y la abstracción influida por “De Stijl”. Al terminar la guerra, se encontraban a punto de crear dos tendencias auténticamente estadounidenses: el expresionismo abstracto y el minimalismo, que en algunos aspectos eran polos opuestos. Los ojos de la vanguardia se volvieron hacia EEUU, en especial sobre Nueva York.

Leer más:Arte abstracto y minimalismo

Modernismo: Literatura, música y cine

Modernismo: Literatura, música y cine

Al terminar la primera guerra mundial, las reacciones predominantes en la sociedad europea y norteamericana, eran dos: la primera; una impresión de irritación y desencanto, que en las artes se manifestó en tendencias iconoclastas generalizadas; la tensión se había acumulado durante las décadas anteriores, pero se desbordó a partir de 1918. El movimiento nihilista Dadá gozó de popularidad durante algún tiempo, hasta que sus principios anárquicos quedaron formalizados en el surrealismo, que rechazaba las tradiciones de la percepción consciente, en favor del funcionamiento de la mente subconsciente.

Leer más:Modernismo: Literatura, música y cine

Modernismo: Diseño, arquitectura y escultura

Casa Schminke en Löbau, Alemania. Obra arquitectónica de Hans Scharoun (1932-1933).

En 1918 todo el fervor y el alboroto del mundo artístico de antes de la guerra parecían un sueño lejano. El mundo había cambiado: la economía europea estaba hecha trizas y los viejos regímenes patricios -que en el pasado habían sido los grandes mecenas de las artes- habían quedado destrozados por la guerra o, en el caso de Rusia, por la revolución. Los horrores de la guerra habían provocado una reacción de disgusto hacia gran parte del bagaje cultural del pasado, al que se consideraba parcialmente responsable del conflicto.

Leer más:Modernismo: Diseño, arquitectura y escultura

Arte Nuevo

“Decadencia y erotismo”

“Die Windsbraut” (La novia del viento). Oskar Kokoschka. 1914.

Alrededor de 1900 la llegada del siglo XX generó una febril actividad artística, en busca de nuevas maneras de expresar la modernidad. Durante la década anterior, los artistas podían mirar hacia atrás y contemplar un siglo de extraordinarios avances tecnológicos. Ahora vivían en un mundo de conferencias telefónicas internacionales, luz eléctrica, automóviles, cámaras portátiles e incluso películas. En Londres se estaba construyendo el primer ferrocarril eléctrico subterráneo. En París, la planificación del barón Georges Haussmann (1809-1891), puesta en práctica partir de 1880, había modernizado radicalmente la ciudad. Mientras tanto, en Bruselas -importante centro de la vanguardia desde 1880-, la rápida expansión de la clase media obligaba a buscar un nuevo estilo arquitectónico, libre de los inacabables reciclamientos de las modas del pasado. La solución fue el “Art Nouveau”.

Leer más:Arte Nuevo

Posimpresionismo

“Más allá del arte figurativo”

“La noche estrellada”, 1889. Vincent van Gogh.

En 1886, cuando se celebró la octava y última exposición impresionista, hasta los artistas más representativos del movimiento empezaron a sentir que éste tenía sus limitaciones. El impresionismo había ejercido un enorme impacto, tanto en el aspecto técnico como por su manera de emancipar el arte: dado que la perfección técnica no era necesaria, quedaba abierto el camino a artistas sin preparación formal. Y, el público estaba más preparado para apreciar los méritos de nuevas formas de expresión. Así surgieron varios movimientos muy diversos, pero casi todos ellos se pueden contemplar a la luz del impresionismo o como reacción contra él, por lo que se los suele agrupar bajo el encabezado de «posimpresionismo».

Leer más:Posimpresionismo

Impresionismo

“Pintores de la vida moderna”

“Monet pintando en su jardín de Argenteuil” por Pierre-Auguste Renoir, 1873.

Durante la mayor parte del siglo XIX, los ojos del mundo artístico miraron hacia París. El interés del gran público por las artes generó fuertes pasiones y lealtades: las exposiciones, funciones teatrales y conciertos podían provocar ovaciones o abucheos clamorosos. El terreno estaba abonado para las nuevas ideas. En 1863 varios pintores jóvenes se conocieron en el estudio de Gabriel-Charles Gleyre (1808-1874). El grupo incluía a Claude Monet (1840-1926), Auguste Renoir (1841-1919), Alfred Sisley (1839-1899) y Jean-Frédéric Bazille (1841-1871).

Leer más:Impresionismo

Realismo

“Imágenes del lado duro de la vida”

“Los sirgadores del Volga”. Pintura realista.

En la primera mitad del siglo XIX Europa se recuperaba del caos de las guerras napoleónicas; la industrialización deshacía comunidades tradicionales y creaba otras nuevas en las ciudades; los descubrimientos científicos y las innovaciones tecnológicas alteraban la percepción popular del mundo; y el descontento latente se combatía con represión política. El romanticismo ya no servía como respuesta a este nuevo clima, era demasiado escapista, emotivo y elitista. Los artistas y escritores pendientes de la realidad querían retratar el mundo contemporáneo tal como ellos lo veían, y a veces -aunque no siempre- intentaban expresar ideales revolucionarios, y para ello adoptaron un enfoque que llamaron: realismo.

Leer más:Realismo

Romanticismo

“Emoción e imaginación”

Romanticismo

A finales del siglo XVIII, muchas personas -inspiradas por escritores como Jean Jacques Rousseau (1712-1778) y Edmund Burke (1729-1797)- empezaron a pensar que para ser verdaderamente moderno era preciso quebrantar las normas que constreñían a la sociedad y dar libre expresión a las emociones y la imaginación, ya que, para ellos, la disciplina y formalidad del neoclasicismo sólo podía reflejar un lado de la condición humana. A este movimiento se le llamó romanticismo, palabra derivada de los emocionantes relatos medievales que hablaban de mitos, magia y seres sobrenaturales, y que se llamaban «romances» por haberse escrito en el lenguaje cotidiano -romance- y no en latín.

Leer más:Romanticismo

Más articulos