contadores de paginas web
Imprimir

Demografía

 
 

Demografía

La demografía es la ciencia que estudia la población humana, haciendo énfasis en el número de habitantes, sus características generales y la evolución de la población en el tiempo y el espacio geográfico. 

La actividad de calcular la población se vol­vió más compleja con el desarrollo del método científico y de la ciencia moderna. De esta forma, la descripción cuantitativa de la población progresó al tener en cuenta diversas variables como: el total de la población, su composición al considerar el número de hombres, mujeres, niños, adultos; la pertenencia étnica; y el análisis de las variaciones periódicas de los grupos y del total de la población, a partir de la medición de los nacimientos, las muer­tes y la migración.

La geografía de la población es una rama de la geogra­fía humana que se especializa en reconocer los elementos demográficos en un contexto espacial. Se enfoca en las relaciones entre la población su economía, política y la cultura que expresa en su te­rritorio, permitiendo comparar estas dinámicas entre sí.

La población

El término población hace referencia al número total de in­dividuos de una especie determinada y a su evolución, fun­damentalmente en cuanto a edad y sexo. Para el caso de la especie humana, este término hace referencia a una forma especifica de comprender los grupos sociales: como un agre­gado numérico de personas distinguibles y analizables según diferentes variables: sexo, edad, nivel educativo, procedencia, pertenencia étnica, discapacidad, entre muchos otros. En este sentido, debe ser claro que cuando se habla de poblaciones humanas se privilegia el análisis cuantitativo para enten­der el cambio o transformación de ciertas características de una sociedad.

El interés por estudiar la población apareció por la necesidad de resolver problemas básicos para un gobierno, que son muy disimiles entre si. Por ejemplo, determinar la cantidad necesaria de alimento para que la gente no sufra hambre, o calcular el número de colegios, universidades, bibliotecas, hospitales u otros servicios que requieran las comunidades, entre otros aspectos. Conocer el número de habitantes y sus caracterís­ticas principales es un asunto central en la administración y gobierno de cualquier territorio.

Historia de la demografía

Las primeras razones para medir la población en la historia fueron de carácter administrativa. En las primeras organizaciones políticas complejas y jerarquizadas se estableció la tributación y a la burocracia, es decir, se debía entregar de lo que se producía a los mandatarios, a los administrativos y a los sacerdotes. Para que todo el pueblo cumpliera con la obligación de pagar el tributo y conformar los ejércitos, era necesario tener registros del número de habitantes y de la producción. Se tienen registros de cuentas de población en civilizaciones antiguas como China, Egipto, Babilonia, Grecia y Roma, así como en comunidades en el período feudal, y en culturas precolombinas como los incas.

Los nubios pagando al faraón egipcio con comida y objetos valiosos
Los nubios pagando al faraón egipcio con comida y objetos valiosos, estos pagos se llaman "tributo".

A partir del siglo XV, cuando comenzó la colonización europea del mundo, se contaba a la población dominada, no sólo con el fin de garantizar el pago de tributos, sino también para conocer la magnitud de la mano de obra indígena o es­clava. Además, en los reinos absolutistas de los siglos XVII y XVIII se hizo necesario ampliar la cantidad de registros poblacionales para garantizar el control, por parte del Esta­do, de la tributación y del reclutamiento para el ejército. Pero solo hasta finales del siglo XVIII se dieron las bases para que se desarrollara una disciplina encargada de esa tarea: la demo­grafía.

Posteriormente, durante los siglos XIX y XX, las formas de organización de la sociedad, especialmente en el capitalismo y el socialismo, fomentaron el desarrollo científico y técnico de la medición de la población en niveles cada vez más específicos, observando nuevas variables como la salud, la longevidad, las actividades productivas y el empleo, por ejemplo.

Una rama dentro de la geografía humana

Durante el siglo XX, la ciencia de la geografía sufrió una gran renovación. Además del estudio físico y biológico de los lugares, se preocupó también por explicar, a través de la geografía humana, el por qué de la organización del espacio terrestre y de las relaciones que se dan entre el ser humano y la naturaleza. Para responder de modo más eficaz a estas inquietudes, se ampliaron las ramas de estudio de la geografía.

La geografía de la poblacion comenzó a desarrollarse hacia la década del cincuenta, debido a su relación cada vez más estrecha con el entorno. De este modo, se abordaron temas como el crecimiento y la distribución demográfica, los desplazamientos poblacionales, los movimientos naturales de la población, los motivos del crecimiento y disminución poblacional y la relación de la cantidad de población frente a la disponibilidad de los recursos naturales.

demografía y ciencias

La demografía se apoya en disciplinas como las siguientes:

- La historia, la cual permite conocer el proceso de pobla­miento, e identificar periodos de crecimiento y declive de la población.
- La economía, que analiza la relación entre producción, empleo y riqueza o pobreza de un grupo determinado.
- La estadística, que desarrolla los procedimientos matemáticos para soportar los análisis demográficos.
- La geografía, que permite comprender las dinámicas espaciales de la población. Esta rama específica se denomina geografía de la población.
- La medicina y la salud pública, que se interesan por mejo­rar las condiciones de vida de la población.
- La antropología, que busca entender la forma como dife­rentes culturas se organizan y distribuyen los recursos de que disponen.

Obtención de datos poblacionales

Los datos utilizados para observar los diferentes fenómenos ocurridos a la población humana a lo largo de la his­toria del mundo provienen de distintas fuentes, por ejemplo, la información para medir la población que vivió durante la prehistoria se obtiene a través de las investigaciones arqueológicas. Los restos de los antiguos asentamientos dan una idea del número de personas que pudieron habitar en un lugar determinado.

Para saber cuánta población existió en una determinada sociedad de La Edad Antigua se acude a fuentes como las inscripciones, los registros de las cose­chas o de cobro de impuestos, las crónicas y los documentos oficiales. Estas fuentes proporcionan información sobre aspectos como el tamaño de los ejércitos en algunas guerras, el número de muertos por las pestes, los registros de producción de alimentos y el recaudo de tributos. En el caso de la antigua China, por ejemplo, existen registros continuos para algunas regiones.

Antiguo Egipto
En el antiguo Egipto los faraones lograron recopilar prolijos datos relativos a la población y la riqueza del país, el cual se hizo con el objetivo de preparar la construcción de las pirámides.

Estas cifras históricas ayudan a reconstruir un panorama de la población en un lugar específico y en un tiempo an­terior al nuestro. Es necesario aclarar que las cifras históricas pueden presentar un gran margen de error, puesto que contar el número de personas no fue una práctica permanente ni rigurosa en las diferentes épocas y lugares, ya que en muchos casos se excluía a los niños y niñas, a las mujeres, o a quienes no fueran propietarios.

Dado que la demografía privilegia la información cuantitativa, su trabajo depende de la existencia de información de ese tipo. En la actualidad, para medir la población se dispone de fuentes confiables, que se elaboran sistemáticamente con herramientas como el censo, las estadísticas vitales, las encuestas por muestreo y las estadísticas migratorias. Dichas fuentes son manejadas a través de la estadistica, ciencia encargada de la recolección análisis e interpretación de datos.

Censo de población


Es un conteo estadístico periódico de todas las personas que habitan en un lugar determinado para conocer sus caracteristicas demográficas sociales y económicas. En los censos se indaga sobre el número de perso­nas que existen en un territorio y se identifican otros aspectos como la edad, el sexo, el lugar de nacimiento, el estado civil y el grado de escola­ridad de la población. inicialmente, los censos fueron utilizados con fines tributarios y militares. Posteriormente, fueron considerados fundamentales para definir la representación electoral en las democracias. En la actualidad son indispensables para el diseño de políticas, la planificación del territorio y la investigación social.

censo de población 

Estadísticas vitales

Son estadisticas continuas que recogen información sobre los registros de nacimientos, de defun­ciones y de matrimonios de las personas de un área determinada. Esta información permite analizar los cambios ocurridos en los niveles y patrones de mortalidad, fecundidad y nupcialidad.


Encuestas por muestreo: son registros de información de un grupo de individuos o de hogares de segmentos representativos de la población, seleccionados de acuerdo con el objeto del estudio. En estas encuestas se indaga acerca de temas específicos como el empleo, los ingresos, la vivienda, la educación o la nutrición.

Estadísticas migratorias: son los registros de entrada o salida de personas de un país o región y se realizan generalmente en aeropuertos, fronteras o puertos. A partir de estos datos se calcula el crecimiento migratorio.

Debido a que solo a partir del siglo XX se cuenta con estadisticas para el desarrollo de la demografía, para estudiar las características y la dinámica de la población antigua, se suelen usar algunas fuentes indirectas como: registros civiles, registros parroquiales, testamentos, restos arqueológicos, inventarios fiscales, entre otros.

Confiabilidad de los censos

Siempre existe la posibilidad de que haya algunos individuos en comunidades lejanas que queden fuera de los censos, o que se presenten errores como el doble conteo de un individuo. Estas situaciones alteran la información, por esto, se ha establecido un margen de error aproximado que va de 1,5% a 2% en las mediciones realizadas en los países desarrollados y de 2% a 3.5% en los países en desarrollo. Lo anterior representa un gran obstáculo para conocer la si­tuación real de la población actual del mundo, por esta razón, se asume que los datos empleados para describir la población del mundo son aproximaciones a la población real.

Proyecciones de la población mundial con datos específicos del año 2015.
Proyecciones de la población mundial con datos específicos del año 2015.

Las fuentes utilizadas para los estudios de población son de carácter aproximado, es decir, no incluyen a todas las personas de un territorio. Las razones de ello son económicas, técnicas y políticas. Dentro de las razones económicas se encuentran los elevados costos en las fases de planeación, ejecución y análisis de los datos de­mográficos, que suelen ser motivo de debate público, pues las cifras demográficas tienden a ser utilizadas con fines políticos. En cuanto a las razones técnicas que impiden conocer el número exacto de personas en un momento dado, sobresale la imposibilidad de imponerles a estas que permanezcan en el lugar donde están en el momento de registrarlas. Ni siquiera los censos logran una efectividad del 100%, pues existe la posibilidad de que las personas que viven en sitios muy alejados no se incluyan o aquellas que deben viajar constantemente de un municipio a otro, que­den por fuera o sean contadas dos veces. De allí que siempre se hable del nivel de confianza, el cual es una medida estadística que se refiere a la probabilidad de que una persona haya quedado por fuera. Así, una encuesta con un nivel de confianza del 95% quiere decir que se estima que un 5% de las personas objeto del estudio no fueron incluidas.