contadores de paginas web
Imprimir

Joseph Haydn

 
 

La vida de Joseph Haydn (1732-1809) se destaca claramente dentro del marco de su época. Nació en Rohrau, Baja Austria, el 31 de marzo de 1732, y en 1740 llegó a Viena para estudiar música en casa del director de orquesta de la iglesia de San Esteban. Sus padres, personas humildes, pero que gustaban de las mejores cosas de la vida, descubrieron en Haydn, desde muy niño, sus afi­ciones musicales y ya a la edad de seis años éste empezó a recibir instrucción musical en casa de un tío, lugar donde lo vio el director de la orquesta de San Esteban.


Joseph Haydn fue gran amigo de Mozart y profesor de Beethoven. Aunque viajó por toda Europa y fue aclamado por este público, la mayor parte de su vida transcurrió en el palacio de Eisenstadt, Alemania.

A los 28 años de edad Haydn se casó con Ana María Keller, hija de un peluquero. En realidad el músico estaba enamorado de la hermana menor de Ana María, pero al entrar la joven repentinamente a un convento, Haydn se conformó con la hermana. Cuan­do se casaron él no la quería y su matrimonio no fue feliz. Ana era incapaz de comprender a su ma­rido y reñían con frecuencia, especialmente cuando ella se empeñaba en hacerse los rizos con los manuscritos de la música de Haydn. Se separaron después de un tiempo y vivieron dis­tanciados el resto de sus días.

En la época que vivió Haydn, en Viena la música era un privi­legio casi exclusivo de la aristocracia; su existencia y desa­rrollo dependían de la protección de la nobleza. No había orquestas o conciertos públicos. La primera orquesta de concierto, la Tonkunstlersocletat, no se formó hasta 1772, mientras que los conciertos en los jardines, que más tarde fueron tan populares, empezaron con Mozart, en 1782.

Se decía que Viena era una ciudad musical, ya que no había familia importante que no tuviera su propia orquesta o no contara con un director para dirigir y escribir música. En este ambiente Joseph Haydn se abrió paso y se trans­formó en el músico notable que fue.

Haydn dedicó toda su vida al estudio de la música, y durante treinta años fue contratado por el príncipe Esterhazy. Esta dependencia, como le ocurriríaa a tantos otros compositores, constriñó su libertad, pero le permitió dedicarse por completo a su arte. De hecho, tenía que producir música para concierto dos veces por semana para las comidas, las veladas operísticas, y numerosas obras litúrgicas a la muerte de su protector, con quien tendría relaciones puramente formales. Haydn redactó entonces un catálogo con las obras que había completado. Sumaba más de 104 sinfonías, música para fiestas, piezas para instrumento que tocaba el príncipe, el barítono, (una especie de viola), conciertos, óperas bufas, cantatas, música sacra y piezas para cuartetos de cuerda.

Haydn
Haydn y un cuarteto de cuerda

Durante la mayor parte de su vida se mantuvo en contacto con su país natal y jamás olvidó su origen ni la música popular que oyera en su infancia. Toda su obra muestra su amor a la vida y su bondad e ingenio, además de un agudo sentido del cosmos y una gran fidelidad a la naturaleza que se refleja en sus grandes oratorios La creación y Las estaciones.

Considerado durante mucho tiempo como el creador de la sinfonía, hoy este mérito se atribuye a sus predecesores; con todo, nadie duda de que, tal y como la conocemos, la sinfonía sea en gran medida obra del genio de Haydn.

SU MUSICA

La actividad creadora de Haydn abarca medio siglo. Empezó con unas serenatas en 1750 y terminó con el oratorio "Las Estaciones", estrenado en Viena el 24 de abril de 1801, la última obra de Haydn. Pero la mayor grandeza de este músico es que amplió la arquitectura de la sinfonía, la sonata y el cuarteto a cuerdas, dándoles nuevas dimensiones estructurales y crista­lizando la forma básica que poseen desde entonces. Pero a pesar de todo esto, la música que escuchamos hoy de Haydn no la empezó a componer sino pasados los cuarenta años. A esa edad escribió la Sinfonía Los Adioses y los Cuartetos de Cuerdas Opus 20. Pero si su talento tardó en desarrollarse, no dejó de crecer hasta el fin de sus días. Poco antes de morir, dijo a un amigo suyo: "Precisamente ahora, en mi vejez, acabo de aprender a utilizar los instrumentos de viento, y ahora que los entiendo, debo dejar este mundo". El 31 de mayo de 1809, muere Haydn, uno de los mejores compositores de la historia.

Sus obras principales son la Sinfonía en Fa sostenido Mayor N° 45, Los Adioses; Sinfonía en Sol Mayor, M° 88; Sinfonía en Do Mayor de los Juguetes; Doce sinfonías Londres, la Sinfonía n.º 104 en re mayor, es la última sinfonía escrita por el compositor austríaco Joseph Haydn. Es la última de las doce Sinfonías de Londres y es conocida (en cierto modo arbitrariamente, dada la existencia de las otras once) como la Sinfonía Londres. Fue compuesta por encargo para su segunda gira a Londres, y estrenada bajo su dirección el 4 de mayo de 1795. En cuanto a la música coral, lo más importante de este músico es su oratorio La Creación. También se destaca la ópera Orfeo y Eurídice.