contadores de paginas web
Imprimir

Regiones de Oceanía

 
 

Oceanía, con tan solo 8,5 millones de km2, es el continente más pequeño del mundo. No resulta fácil la definición y delimitación de Oceanía, a diferencia de lo que ocurre con otras zonas continentales importantes del mundo. El núcleo central está formado por el océano Pacífico, el mayor y más profundo de los océanos, y sus  más de 30000 islas esparcidas por su superficie, con una mayor concentración en el sudeste. Corresponde a las regiones continental e insular ubicadas en el Pa­cífico sur.

Región australiana

Comprende la gran zona continental de Australia y la isla de Nueva Zelanda. Las tierras australianas hacen parte de las áreas más antiguas del planeta, por eso en la zona centro-occidental se ubican desiertos desgastados y de poca altura (máximo 1524 m) como el Gran Desierto de Arena, el de Gibson y el de Simpson. En el resto del territorio predominan llanuras costeras y cen­trales como la Gran Cuenca Artesiana. Cerca del borde occidental se ubica la Cordillera Divisoria, cuya máxima altu­ra es el monte Kosciuszko (2230 m). Esta región posee climas mediterrá­neos, templados y húmedos.

Nueva Zelanda es un archipiélago ubi­cado al sureste de Australia, conforma­do por la Isla del Norte y la Isla del Sur. Esta última está atravesada en sentido suroeste-noreste,  por los Alpes del Sur, una cordillera abrupta cuya máxima al­tura es el monte Cook (3753 m).

La población de la región australiana se ubica en las zonas litorales y se de­dica principalmente a la agricultura y la ganadería, siendo un importante exportador de granos y lana. En Australia y Nueva Zelanda, el cultivo comercial de las tierras a gran escala comprende las tierras de pastoreo, los grandes rebaños, los productos lácteos y derivados, las cosechas y el cultivo de huertas y jardines dedicadas en especial al mercado. Además extrae carbón y gas natural.

Región de Melanesia, Polinesia y Micronesia

Cada uno de estos nombres correspon­de a un conjunto de islas localizadas al noreste de Australia. Melanesia está conformada por las islas de Nueva Gui­nea, Nueva Caledonia y Salomón, entre otras; hacen parte de Micronesia más de 2000 islas entre las que se destacan: Las Marianas, Palau y Marshall; Polinesia comprende cientos de islas como Kirimati, Tahití, Marquesas y Cook. Las islas de Melanesia y Micronesia son de origen volcánico. A diferencia de Australia, en estas islas predomina una economía de subsistencia y en algunos lugares se explota oro y cobre. Debido a que son pequeñas, la mayoría de islas tienen un clima oceánico sin temperaturas extremas. En Nueva Guinea, algunas tribus aun practican la agricultura itinerante. En las Filipinas e Indonesia se han desarrollado el cultivo de arroz en terraplenes.