contadores de paginas web
Imprimir

Demografía

 
 

Demografía

La demografía es una ciencia que estudia la población humana, haciendo énfasis en el número de habitantes, sus características generales y la evolución de la población en el tiempo y el espacio geográfico. 

La actividad de calcular la población se vol­vió más compleja con el desarrollo del método científico y de la ciencia moderna. De esta forma, la descripción cuantitativa de la población progresó al tener en cuenta diversas variables como: el total de la población, su composición al considerar el número de hombres, mujeres, niños, adultos; la pertenencia étnica; y el análisis de las variaciones periódicas de los grupos y del total de la población, a partir de la medición de los nacimientos, las muer­tes y la migración.

La geografía de la población es una rama de la geogra­fía humana que se especializa en reconocer los elementos demográficos en un contexto espacial. Se enfoca en las relaciones entre la población su economía, política y la cultura que expresa en su te­rritorio, permitiendo comparar estas dinámicas entre sí.

Historia de la demografía

Las primeras razones para medir la población en la historia fueron de carácter administrativa. En las primeras organizaciones políticas complejas y jerarquizadas se estableció la tributación y a la burocracia, es decir, se debía entregar de lo que se producía a los mandatarios, a los administrativos y a los sacerdotes. Para que todo el pueblo cumpliera con la obligación de pagar el tributo y conformar los ejércitos, era necesario tener registros del número de habitantes y de la producción. Se tienen registros de cuentas de población en civilizaciones antiguas como China, Egipto, Babilonia, Grecia y Roma, así como en comunidades en el período feudal, y en culturas precolombinas como los incas.

Los nubios pagando al faraón egipcio con comida y objetos valiosos
Los nubios pagando al faraón egipcio con comida y objetos valiosos, estos pagos se llaman "tributo".

A partir del siglo XV, cuando comenzó la colonización europea del mundo, se contaba a la población dominada, no sólo con el fin de garantizar el pago de tributos, sino también para conocer la magnitud de la mano de obra indígena o es­clava. Además, en los reinos absolutistas de los siglos XVII y XVIII se hizo necesario ampliar la cantidad de registros poblacionales para garantizar el control, por parte del Esta­do, de la tributación y del reclutamiento para el ejército.

Posteriormente, durante los siglos XIX y XX, las formas de organización de la sociedad, especialmente en el capitalismo y el socialismo, fomentaron el desarrollo científico y técnico de la medición de la población en niveles cada vez más específicos, observando nuevas variables como la salud, la longevidad, las actividades productivas y el empleo, por ejemplo.

Obtención de datos poblacionales

Los datos utilizados para observar los diferentes fenómenos ocurridos a la población humana a lo largo de la his­toria del mundo provienen de distintas fuentes, por ejemplo, la información para medir la población que vivió durante la prehistoria se obtiene a través de las investigaciones arqueológicas. Los restos de los antiguos asentamientos dan una idea del número de personas que pudieron habitar en un lugar determinado.

Para saber cuánta población existió en una determinada sociedad de La Edad Antigua se acude a fuentes como las inscripciones, los registros de las cose­chas o de cobro de impuestos, las crónicas y los documentos oficiales. Estas fuentes proporcionan información sobre aspectos como el tamaño de los ejércitos en algunas guerras, el número de muertos por las pestes, los registros de producción de alimentos y el recaudo de tributos. En el caso de la antigua China, por ejemplo, existen registros continuos para algunas regiones.

Antiguo Egipto
En el antiguo Egipto los faraones lograron recopilar prolijos datos relativos a la población y la riqueza del país, el cual se hizo con el objetivo de preparar la construcción de las pirámides.

Estas cifras históricas ayudan a reconstruir un panorama de la población en un lugar específico y en un tiempo an­terior al nuestro. Es necesario aclarar que las cifras históricas pueden presentar un gran margen de error, puesto que contar el número de personas no fue una práctica permanente ni rigurosa en las diferentes épocas y lugares, ya que en muchos casos se excluía a los niños y niñas, a las mujeres, o a quienes no fueran propietarios.

En la actualidad, para medir la población se dispone de fuentes confiables, que se elaboran sistemáticamente con herramientas como el censo, las estadísticas vitales, las encuestas por muestreo y las estadísticas migratorias.

Censo de población

Es un conteo completo de todas las personas que habitan en un lugar determinado. En los censos se indaga sobre el número de perso­nas que existen en un territorio y se identifican otros aspectos como la edad, el sexo, el lugar de nacimiento, el estado civil y el grado de escola­ridad de la población.

censo de población 

Estadísticas vitales: son los registros de nacimientos y de defun­ciones sobre los cuales se calculan las tasas de natalidad y mortalidad.

Encuestas por muestreo: son registros de información de un grupo de individuos o de hogares de segmentos representativos de la población. En estas encuestas se indaga acerca de temas específicos como el empleo, los ingresos, la vivienda, la educación o la nutrición.

Estadísticas migratorias: son los registros de entrada o salida de personas de un país o región y se realizan generalmente en aeropuertos, fronteras o puertos. A partir de estos datos se calcula el crecimiento migratorio.

Confiabilidad de los censos

Siempre existe la posibilidad de que haya algunos individuos en comunidades lejanas que queden fuera de los censos, o que se presenten errores como el doble conteo de un individuo. Estas situaciones alteran la información, por esto, se ha establecido un margen de error aproximado que va de 1,5% a 2% en las mediciones realizadas en los países desarrollados y de 2% a 3.5% en los países en desarrollo.

Lo anterior representa un gran obstáculo para conocer la si­tuación real de la población actual del mundo, por esta razón, se asume que los datos empleados para describir la población del mundo son aproximaciones a la población real.

Proyecciones de la población mundial con datos específicos del año 2015.
Proyecciones de la población mundial con datos específicos del año 2015.

Movimiento de la población

Durante un periodo de tiempo, el tamaño de la población de cualquier grupo humano, ubicado en un barrio, ciudad, vereda o país, tiene tres posibilidades de variación: puede aumentar, disminuir o mantenerse constante, estas tres posibilidades constituyen el movimiento de la población. Las ciencias de la población han determinado dos tipos de movi­miento: el natural y el migratorio.

Movimiento natural de la población

El movimiento natural de la población es un concepto que se refiere a la diferencia entre nacimientos y muertes en una po­blación, durante un período determinado generalmente un año. Los nacimientos se suman a la población y las defunciones o muertes se restan a esa población.

Por ejemplo, si se partiera del supuesto de una ciudad donde las personas nacen y mueren, sin que hubiera gente que llegara desde otros luga­res o se fuera a un sitio diferente, se podrían ge­nerar tres situaciones:

Aumenta la población: Sucede cuando se suman más personas de las que se restan, esto quiere decir es mayor el número de nacimientos que de muertes.

Disminuye la población: En este caso se restan más personas de las que se suman. Esto significa que es mayor el número de muertes que el de nacimientos.

Se mantiene igual la población: Se presenta cuando se resta la misma cantidad de personas que las sumadas. Es decir, el número de nacimientos y muertes coinciden.

Medición del crecimiento natural

Para medir el crecimiento natural de la población se han de­terminado unas variables: la natalidad y la mortalidad.

La natalidad

La primera variable del crecimiento natural de la población es la natalidad, que es el número de personas nacidas, con vida, en un periodo establecido. Son entonces, los nuevos individuos de la población. Para obtener el indicador más común, es decir, la tasa bruta de natalidad (TBN) se establece una relación entre el número de nacidos y la población promedio. Para los cálculos demográficos, debe tenerse en cuenta que la población pro­medio es la población total de un lugar. De esta manera, la operación para obtener la TBN se realiza de la siguiente manera:

tasa de natalidad

Se le llama tasa bruta de natalidad porque está calculada para el total de la población y no para una parte especifica de ella, es decir que no se tienen en cuenta características como la edad o el sexo. Por esto, cuando la relación busca descri­bir una parte especifica de la población se habla de tasas específicas y cuando enseñan saldos de población se les llama tasas netas.

La mortalidad

La segunda variable del crecimiento natural de la población es la mortalidad, que es el número de personas fallecidas durante un periodo establecido. Por lo tanto, son los individuos que se restan a la población. Los cálculos de mortalidad se realizan de la misma forma que los usados para medir la natalidad. Así, la tasa bruta de mortalidad es la relación entre las muertes y la población total media en un periodo y se obtiene así:

tasa de mortalidad

Un elemento indispensable dentro del análisis del crecimiento natural es la esperanza de vida al nacer. Este indicador muestra el promedio de tiempo que permanecerían vivos un conjunto de recién nacidos, las condiciones de mortalidad no cambiarían durante su vida. Por ejemplo, en Colom­bia la esperanza de vida es de 69 años para los hombres y de 65 años para las mujeres.

La esperanza de vida es un indicador que permite comparar la mortalidad de diferentes poblaciones y de la misma población en distintos tiempos. En este sentido, se utiliza como indicador de los niveles de bienestar de las poblaciones.

Movimiento migratorio de la población

La migración es otro fenómeno muy importante en el estudio de la población. Consiste en el desplazamiento o el cambio de lugar de residencia de las personas, a través de desplazamientos. Estos traslados pueden presentarse entre continentes, países, ciudades y regiones, como ha ocurrido en la historia reciente del ser humano. El movimiento migratorio implica la llegada de nuevas personas provenientes de otros lugares y la partida de personas hacia lugares distintos al de origen. Esta entrada y salida de población a un territorio afecta su tamaño y composición. Por esto, su medición complementa necesariamente a la del crecimiento natural.

migraciones

La migración es un proceso que se debe a diversos factores, unos son voluntarios, otros forzados. En el primer caso generalmente, las personas se desplazan en busca de mejores condiciones de vida o porque su deseo es vivir en otro lugar. En el caso del desplazamiento for­zado, las personas huyen con la intención de proteger su vida o su integridad, debido a que en la región que habitan se presentan conflictos violentos de carácter político, étnico o religioso que ponen en riesgo sus vidas.

Al movimiento de llegada de población a un territorio se le llama inmigración y a las personas que llegan se les llama in­migrantes. Al movimiento de salida del territorio se le llama emigración y a las personas que se van se les llama emigran­tes. De esta forma, los movimientos migratorios se configuran como la segunda causa del crecimiento de la población, y conforman el crecimiento migratorio.

Tasas brutas de migración

El cálculo del crecimiento migratorio se realiza de igual forma como se calcula el crecimiento natural. Sin embargo, en este caso, las variables son la inmigración y la emigración. Para medir la inmigración se establece la relación entre el nú­mero de inmigrantes y la población media, denominada tasa bruta de inmigración (TBI), que se calcula así:

tasa inmigración

Para medir la emigración se establece la relación entre el nú­mero de emigrantes y la población media. El resultado es la tasa bruta de emigración (TBI), que se calcula así:

tasa emigración

Crecimiento migratorio

El crecimiento migratorio es la diferencia entre el número de inmigrantes y el número de emigrantes en una región o país, durante un periodo de tiempo, que suele ser un año. Para calcular el crecimiento migratorio o tasa neta de migración (TNM), se establece la diferencia entre las tasas brutas de inmigración y de emigración:

tasa de migración total

De la misma manera que en el crecimiento natural, hay que tener en cuenta que, si la TNM (Tasa Neta de Migración) es mayor que cero, la pobla­ción aumenta, si es menor que cero, la población disminuye y si es igual a cero la población es constante.

Así, el crecimiento total de la población es la suma del movimien­to o crecimiento natural y del crecimiento o movimiento mi­gratorio de la población. De esta forma, la variación total de una población es la suma de cuatro elementos: los nacimien­tos, las defunciones, la inmigración y la emigración.

Estructura de la población

La población puede dividirse en grupos particulares, según diversas características propias de sus individuos, como la edad, el sexo, el estado civil o la etnia. Con frecuencia, se requiere analizar cada uno de los grupos que conforman una población determinada, para observar su comportamiento dentro de la población total y realizar comparaciones entre los diferentes grupos.

grupos poblacionales

Los criterios principales para determinar los grupos que conforman la estructura de una población son:

El sexo: la población se clasifica en dos grupos, hombres y mujeres.

La edad: generalmente se divide la población en grupos de edades según corresponda el estudio.

La etnia: la pertenencia a comunidades específicas, por ejemplo, afrodescendientes, indígenas.

Otra división muy impórtame en los estudios de población es la distinción entre lo urbano y lo rural. Cada una de estas zonas tiene su propia dinámica de crecimiento (natalidad, mortalidad) y la relación entre las dos es un indicador de fenómenos sociales y económicos propios del país o de una región (migraciones internas). Conocer la estructura de la población es muy importante para el buen gobierno de un país, pues ayuda a ubicar los grupos a los cuales se deben dirigir de forma prioritaria las políticas públicas.

población rural población urbana
Población rural y población urbana.