contadores de paginas web
Imprimir

La Antártida

 
 

base Eduardo Frei Montalva, de la Fuerza Aérea de Chile
Con 72 habitantes la base Eduardo Frei Montalva, de la Fuerza Aérea de Chile, es la más poblada del continente Antártico. Se sitúa en la península Fildes, zona despojada de hielo, frente a la bahía Fildes (Maxwell Bay), al oeste de la isla Rey Jorge.

La Antártida es un continente situado en el hemisferio austral, comprendido casi totalmente dentro del círculo polar, y cuyo centro coincide aproximadamente con el Polo Sur. Es el continente de mayor altura del mundo con una media de 2.650 m, las máximas alturas se encuentran en Tierra Victoria, sobre la orilla occidental del mar de Ross (monte Marckham, 4.002 m), y en el sureste, junto al ice-shelf, del mar de Weddell, donde el monte Vinson alcanza los 5.740 m. La mayoría de la zona central está constituida por una vasta altiplanicie de casi 3.000 m de altura media, con altitudes muy elevadas en el polo (2.804 m) y en los montes de Erebus, Markham y Kirkpatrik (más de 4.000 m).

La Antártida alcanza una extensión de 14.707.637 km², que se dividen en sectores pertenecientes a los países que se han volcado a su conquista: Argentina, Australia, Gran Bretaña, Chile, Francia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Noruega y Sur África. La masa continental es casi circular, aunque existen dos grandes entrantes formados por el mar de Ross y el de Weddell; toda la región se encuentra rodeada por el océano Glacial Antártico.

Ubicación geográfica de la Antártida
Ubicación geográfica de la Antártida

El océano Glacial Antártico rodea el continente y posee una débil salinidad, presentando en invierno sus capas superiores en estado de congelación -aguas subantárticas con temperaturas de 4 °C a 10 °C-. Los hielos marítimos fijos o a la deriva forman el pack, en el que proliferan los icebergs, algunos de hasta más de 50 m de altura, desprendidos de los glaciares continentales o del inlandsis.

Este territorio se caracteriza por su aspecto macizo y por sus contornos poco articulados, con dos grandes escotaduras, los mares de Ross y Weddell, que determinan un gran estrechamiento del continente. El clima, condicionado por las elevadas latitudes y el régimen de las altas presiones que reina sobre sus tierras, es extremadamente frío. En el interior se han registrado las temperaturas más bajas del mundo, con una media anual de -56 °C y una mínima absoluta de -88,3 °C el 24 de agosto de 1960. Estas temperaturas aumentan en las costas a causa de la influencia marítima, con una media anual que puede oscilar, en invierno y verano, entre los -10 °C y los -30 °C.

 hielos perennes de la Antártida
El oeste de la Antártida ha perdido gran cantidad de hielo en los últimos 40 años, haciendo que la antes, nunca vista, tierra polar, hoy se pueda visualizar mejor, oportunidad que han aprovechado los científicos para hallar todo un ‘mundo perdido’ de animales y plantas desconocidos que existe en cuevas subterráneas que hay justo debajo de los hielos perennes de la Antártida.

El continente antártico se caracteriza por su aislamiento e inaccesibilidad. La Antártida es un dominio de glaciación terrestre de intensidad y extensión únicas.  Sólo algunos musgos, líquenes y hongos aparecen en los lugares que dejan libres los hielos, y sólo el pingüino se atreve a instalar sus cuarteles permanentes en estas tierras. En verano focas, gaviotas, ballenas y petreles visitan a los solitarios ocupantes. La vida humana sólo está representada en los campamentos científicos instalados allí y en los temporales campamentos balleneros.

Descubrimiento de la Antártida

El continente no fue descubierto hasta principios del siglo XVIII, en gran parte a causa de su alejamiento de los otros continentes. Los antiguos griegos fueron los primeros en teorizar sobre su existencia cuando supusieron que en el hemisferio sur debían de existir grandes continentes para equilibrar los del hemisferio norte. El capitán de navío británico James Cook fue el primer explorador en cruzar el Círculo Polar Antártico a partir de 1770, pero, aunque lo navegó nunca avistó el continente.

Ruta del segundo viaje de Cook en torno a la Antártida (1772-75).
Ruta del segundo viaje de Cook en torno a la Antártida (1772-75)

Una expedición rusa bajo el mando del oficial naval y explorador Fabián van Bellingshausen lo circunnavegó y descubrió algunas islas cercanas a la costa. Probablemente los primeros grupos en avistar el continente fueron el cazador de focas estadounidense Nathaniel Palmer y el de los oficiales navales británicos WilIiam Smith y Edward Branfield; ambos navegaron cerca de la punta de la Antártida en 1820. El primer desembarco del que se tiene noticia fue realizado el 7 de febrero de 1821 por otro cazador de focas estadounidense, el capitán de navío John Davis. En 1823 el ballenero británico james Weddell descubrió el mar que lleva su nombre y penetró hasta el punto más meridional que ningún barco hubo alcanzado jamás. Sin embargo, sólo se concedió el rango de continente a partir de 1840.

Tres expediciones nacionales separadas, una expedición francesa a cargo de Jules Dumont d'Urville, una expedición británica al mando de James Ross y una expedición estadounidense dirigida por Charles Wilkes, navegaron un trecho de costa suficiente como para darse cuenta de que la tierra cubierta de hielo que vieron era realmente una masa continental. Desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX numerosas expediciones la visitaron. Con el apoyo del Congreso Geográfico Internacional varias naciones enviaron expediciones, como la belga, dirigida por Adrien de Guerlache, que fue la primera expedición realmente científica, la llevo a la parte del océano Pacífico de la Antártida; quedó atrapado en el hielo y paso el invierno de 1897-1898 allí.

El estrecho de Gerlache
Paisaje glaciar del Estrecho de Gerlache. El Estrecho de Gerlache es un cuerpo de agua de 100 millas de largo y de 4 a 20 millas de ancho, que separa el archipiélago Palmer de la costa Danco en el lado occidental de la península Antártica. La Expedición Antártica Belga liderada por Adrien de Gerlache exploró este estrecho en 1898 y por ello lleva su nombre.

Otra expedición, la del británico Robert Scott entre 1907 y 1904 usó la isla de Ross en el estrecho de McMurdo como base y exploró la plataforma de hielo de Ross y la Tierra Victoria. A partir de este momento, la búsqueda del Polo Sur fue el principal motivo de las expediciones antárticas. De 1907 a 1909, el británico Ernest Shackleton dirigió una expedición que llegó a 756 km de distancia del Polo Sur, pero se vio obligado a regresar al faltarle las provisiones.

En 1910, el británico Robert Scott, dirigió una segunda expedición británica que coincidió en el tiempo con la del noruego Roald Amundsen, el primer hombre en llegar al Polo Sur geográfico, con su grupo, el 14 de diciembre de 1911. 34 días después, decepcionado, lo hizo Scott, el 17 de enero de 1912, ayudado de trineos arrastrados por perros, junto con cuatro miembros de su equipo. Scott tocó el Polo Sur, para pasar sus postrimeros días, convirtiendo su último campamento en su tumba.

Los miembros del equipo de Scott en el Polo Sur, el 18 de enero de 1912
Los miembros del equipo de Scott en el Polo Sur, el 18 de enero de 1912. Se presume que Scott murió el 29 de marzo de 1912, en un estado de depresión al sentirse impotente en un territorio tan hostil.

En la década de los años veinte, la aviación llegó al continente. El australiano George Wilkins y el estadounidense C. B. Eielson fueron los primeros en sobrevolar y explorar la Antártida desde el aire en 1928. El explorador estadounidense Richard Evelyn Byrd estableció un gran campamento con personal de investigación, el Little America, en la plataforma de hielo Ross a principios de 1929 y en noviembre voló al Polo Sur. Tras la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos enviaron la expedición de mayor envergadura: más de 4.000 personas, apoyadas por trece barcos y más de veinte aviones, participaron en la «Operación Salto de Altura» en la que buena parte de la costa antártica fue fotografiada para preparar mapas. Con motivo del Año Geofísico Internacional de 1957-1958, se decretó la internacionalización del continente y se aprobó el exclusivo uso pacífico de sus desoladas tierras blancas. Sólo la investigación científica con fines pacíficos está permitida.

Las rutas hacia el Polo Sur tomadas por Scott (verde) y Amundsen (rojo)
Las rutas hacia el Polo Sur tomadas por Scott (verde) y Amundsen (rojo)