contadores de paginas web
Imprimir

Guerra Fría

 
 

La Guerra Fría fue un fenómeno de escala planetaria que se desarrolló a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1945-1949) hasta la caída del Muro de Berlín y el hundimiento de la Unión Soviética (1989-1991). Este conflicto global de carácter político, económico, ideológico y militar, en el que dos bloques antagónicos: el capitalista, liderado por Estados Unidos, y el socialista liderado por la U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Sovieticas), se enfrentaron por la supremacía mundial con el objetivo de demostrar la superioridad de su modelo y hacerlo prevalecer sobre el resto del mundo.

Se le llamó “Guerra Fría” porque no hubo un choque militar directo entre las dos superpotencias, como en las guerras mundiales anteriores. Esto se debió a dos factores: de un lado, la enorme devastación que dejaron las dos guerras mundiales mostró que los costos en vidas humanas y económicos eran demasiado altos como para repetir la experiencia. De otro lado, la invención de las armas atómicas y, posteriormente, las nucleares hizo que la posibilidad de una tercera guerra mundial implicara el riesgo de la aniquilación de la humanidad. En vez de ello, las superpotencias fueron dándole forma a un tipo de guerra indirecta, o a través de terceros, en la que, utilizando el envío de ayuda militar y respaldo económico o político apoyaban a uno de los bandos enfrentados en un conflicto interno o regional, con el fin de asegurar el alineamiento del país en cuestión para su respectivo bloque.

De manera excepcional, una de las superpotencias participó directamente en la contienda contra uno de los aliados del campo: en Vietnam, Estados Unidos contra el vietcong; y en Afganistán la Unión Soviética contra los muyahidines.

Orígenes

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial emergieron en el campo de los vencedores Estados Unidos y la Unión Soviética como dos grandes superpotencias, las cuales aceptaron la distribución mundial de las esferas de influencia. La Unión Soviética controlaba una parte del globo, las zonas ocupadas por el Ejército Rojo o por otras fuerzas comunistas al final de la guerra, donde ejercía una influencia dominante. Por su parte, Estados Unidos dominaba el resto del mundo capitalista.


Mapa de la influencia capitalista y socialista en la Guerra Fría

El 1945 Estados Unidos y Gran Bretaña temían que la Unión Soviética quisiera extender su dominio más allá de las zonas de influencia reconocidas y por ello, en 1947, el diplomático norteamericano George Kennan formula la política de la contención, según la cual se debía impedir a la Unión Soviética expandir su influencia y promover la instalación de regímenes comunistas en otras regiones del mundo.

La Doctrina Truman apuntaba a este objetivo. El 12 de marzo de 1947, en Estados Unidos el presidente de Harry S. Truman articula un discurso ante el Congreso en el que hace la siguiente afirmación: "Creo que la política de los EE.UU. debe de ser la de apoyar a los pueblos libres que están resistiendo intentos de agresión de minorías armadas o presión exterior", ya que estos "regímenes totalitarios" representaban una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos. La contención era uno de sus principios claves. Resultado de la contención era la teoría del efecto dominó, según la cual permitir que un estado regional cayera en manos del comunismo amenazaría a toda esa región.

Escenarios de confrontación

La Guerra Fría tuvo como principales escenarios de confrontación los siguientes:

El Bloqueo de Berlín entre junio de 1948 y mayo de 1949: cuya consecuencia principal fue la creación de la República Federal de Alemania (RFA) –antigua “trizona”-, teniendo por capital a Bonn, y de la República Democrática Alemana (RDA), antigua zona soviética, manteniendo la capital Berlín en la zona controlada por la URSS. Tras una reunión con los aliados occidentales, la Unión Soviética accedió a finalizar el bloqueo de once meses el 12 de mayo de 1949, así como sus esfuerzos por aislar y ocupar la ciudad.

Mapa de la División de Alemania y de Berlín

La Guerra Civil de Grecia entre 1946 y 1949: considerada la primera insurrección comunista. El gobierno de centro-derecha instaurado en 1946 no fue aceptado por los comunistas, que en mayo de ese año se sublevaron en las montañas de Macedonia y el Épiro, donde establecieron un gobierno revolucionario en la ciudad de Konitsa. El gobierno monárquico pidió ayuda urgente a los británicos, que a su vez solicitaron refuerzos al presidente estadounidense Harry S. Truman al verse incapaces de controlar la situación. Por otra parte, los comunistas recibían el apoyo militar y económico de la URSS y de Yugoslavia. Finalmente los monárquicos lograron imponerse en 1949 gracias a la masiva ayuda económica, militar y logística de los Estados Unidos y a las divisiones de los principales aliados del Partido Comunista de Grecia: la URSS y Yugoslavia.

La Guerra de Corea entre 1950 y 1953:


Mapa de la península de Corea

Se considera el primer gran conflicto militar en el que intervinieron los dos bloques: la Unión Soviética y China apoyando a las fuerzas comunistas de Corea del Norte, y Estados Unidos respaldando a Corea del Sur. En 1945, las dos superpotencias habían dividido la península de Corea, para lo cual utilizaron como parámetro el paralelo 38: al norte se ubicó la influencia soviética y al sur la estadounidense. La guerra estalló luego de que, el 25 de junio de 1950, tropas de Corea del Norte invadieran territorio de Corea del Sur. Por primera vez, las dos potencias chocaron indirectamente en el marco de la Guerra Fría.

La Crisis de los Misiles en Cuba en 1962: generado a raíz del descubrimiento por parte de Estados Unidos de bases de misiles nucleares soviéticos en territorio cubano. En Rusia se la denomina Crisis del Caribe, mientras que en Cuba se la llama Crisis de Octubre. Junto al Bloqueo de Berlín son las mayores crisis entre ambas potencias durante la Guerra Fría y en la de Cuba es donde más cerca se estuvo de una guerra nuclear.

La Guerra de Vietnam (1955-1975): llamada también Segunda Guerra de Indochina, fue un conflicto bélico que enfrentó a Vietnam del Sur, con el apoyo de Estados Unidos, contra Vietnam del Norte, que contaba con el respaldo de China y la Unión Soviética. En 1955 Estados Unidos apoyó la formación de un gobierno autoritario en Vietnam del Sur, buscando frenar el avance del gobierno comunista de Vietnam del Norte.


Mapa de la República Popular de Vietnam

A partir de 1964, Estados Unidos inició una intervención abierta, enviando tropas para apoyar el gobierno de Vietnam del Sur. En 1968 una fuerte ofensiva del “Vietcong” incidió para que Lindon B. Johnson presidente de Estados Unidos, pensara en una paz negociada. Al tiempo que la guerra continuaba la diplomacia internacional hacía esfuerzos para que ésta terminara lográndose sólo hasta 1973. El régimen de Vietnam del Sur cayó en abril de 1975 y fue ocupado por un gobierno revolucionario provisional. El 2 de julio de 1976 Vietnam proclamó su unificación bajo el nombre de República Socialista de Vietnam. La guerra de Vietnam quedó marcada en la historia como la primera derrota bélica de los Estados Unidos.

Alianzas

Asimismo, los dos bloques crearon alianzas militares y económicas para atraer a sus estados clientes y mantener la delantera del uno sobre el otro.

Alianzas militares:

OTAN: (Organización del Tratado del Atlántico Norte) El 4 de abril de 1949, reunidos en Washington (EE.UU.), doce estados occidentales, Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Holanda, Portugal, Canadá y EE.UU., fundan la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), esta alianza militar, que contempla una defensa colectiva, mediante una estrecha colaboración militar, contra una posible agresión soviética. Esta alianza contribuirá a aumentar sensiblemente la influencia y el poder de Estados Unidos en Europa. En años sucesivos se irán uniendo más países. En 1955, como respuesta a la OTAN y a consecuencia del incremento de la tensión internacional, varios países del Europa del Este, liderados por la Unión Soviética, fundarán el Pacto de Varsovia.

OTAN

El Pacto de Varsovia: (Tratado de Amistad, Colaboración y Asistencia Mutua) fue establecido el 14 de mayo de 1955 en réplica al rearme alemán y a la integración de la RFA (República Federal Alemana) en la OTAN. Fue un acuerdo de cooperación militar por los paises del Bloque del Este que establecía la alianza del bloqueo soviético unificando el poderío militar en Europa Oriental. La disolución oficial, aceptada por la Unión Soviética, se formalizó en la reunión en Praga (Checoslovaquia) el 1 de julio de 1991.

Alianzas económicas:

El Plan Marshall: fue un plan económico consistente en una serie de préstamos a bajo costo e inversiones públicas para evitar el hambre y la miseria, y reconstruir la Europa occidental devastada por la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo se trataba de evitar que se siguiera extendiendo el comunismo sobre una población descontenta.

3 de abril de 1948, Presidente Truman firma el Plan Marshall

El 3 de abril de 1948, el Presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, firma la ley del Acto de Asistencia Extranjera, más conocido como Plan Marshall, así llamado en honor al Secretario de Estado norteamericano, George C. Marshall. Este programa brindará, entre los años 1948 y 1951, 13.000 millones de dólares en ayuda a la Europa de la posguerra. La URSS prohibirá la participación de sus países satélites Polonia y Checoslovaquia en este plan, lo que indirectamente contribuirá a consolidar el "Cortina de Hierro" entre el Este y el Oeste.

Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME): creado por Moscú en respuesta al plan económico estadounidense, se trató de un plan de ayuda a sus países aliados; su objetivo era la rápida recuperación de los países de Europa Oriental y una manera de mostrar los beneficios del sistema socialista para los pueblos.

Carrera armamentista

La confrontación bipolar tuvo como una de sus dimensiones centrales la rivalidad militar entre los dos bloques. En lo referente a las armas convencionales (tanques, aviones, submarinos, navíos de guerra), ambas potencias contaban con una gran cantidad y variedad de armamento; mientras Estados Unidos mantenía una superioridad en los mares, la Unión Soviética tenía una importante capacidad de acción terrestre, respaldada por un ejército que se contaba en millones de efectivos. En cuanto a la aviación, existía una aparente equivalencia entre los dos bloques.

Sin embrago, con el lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos, en agosto de 1945, para poner fin a la guerra contra Japón, se abrió una nueva era en la historia de la humanidad: la competencia entre las dos superpotencias se concentraría en adelante en el desarrollo de las armas no convencionales o armas de destrucción masiva. Se trata de armas extremadamente poderosas y eficientes que proporcionan una ventaja inigualable en el campo de batalla, dada su capacidad de destrucción. Su fabricación requiere de altos niveles de desarrollo científico y tecnológico, y de enormes inversiones financieras.

Gracias a un intensivo programa de investigación y a las labores de espionaje, la Unión Soviética pudo desarrollar su propia bomba atómica en septiembre de 1949. Estados Unidos respondió con la creación de la bomba de hidrogeno o bomba H, la que a su turno obtiene la URSS al año siguiente. Posteriormente, con el perfeccionamiento de los vectores, como misiles, bombarderos y submarinos, se hará posible el lanzamiento de cargas nucleares de un continente a otro.


Proceso de fabricación de una bomba atómica

Las armas nucleares son explosivos de alto poder que utilizan energía nuclear. Se les considera las armas con mayor poder de destrucción, su radio de acción alcanza decenas o centenares de kilómetros a partir del punto de detonación y además de la destrucción directa producen daños asociados y a largo plazo como la contaminación radioactiva y el invierno nuclear.

El Equilibrio del terror

Con el desarrollo de las armas nucleares se establece el denominado “equilibrio del terror” en el cual la acumulación del poderío nuclear hacía que ninguna de las eventuales partes beligerantes pudiera esperar obtener ventaja en un conflicto armado, puesto que ambas tenían armas suficientes para vencer y destruir a todos los países del globo varias veces. A esta lógica de acumulación sin límite de la capacidad destructiva, con el fin de disuadir al enemigo de dar el primer golpe, se le conoció con el nombre de Destrucción Mutua Asegurada o MAD (Mutual Assured Destruction), que irónicamente en ingles quiere decir “loco”.

Uno de los episodios en donde se puso a prueba la doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada, y que estuvo muy cerca de una conflagración nuclear, fue la crisis de los misiles en Cuba en 1962.

Entre 1962 y 1979 se produjo un período de distensión en la confrontación bipolar, que hizo posible que las superpotencias pudieran ponerse de acuerdo en una serie de tratados que reglamentaban la carrera armamentista y le ponían límites a la proliferación nuclear. Entre los tratados más destacados están:

El Tratado de Moscú en 1963: reglamentó los ensayos nucleares. Estados Unidos y la URSS acordaron la no ocupación de la Antártida.

Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) en 1968: los signatarios se comprometieron a no divulgar los secretos de fabricación de la bomba atómica.

Tratado ABM en 1972: sobre la limitación de defensas antimisiles.

Acuerdos SALT en 1972 y 1979: Estados Unidos y la URSS perseguían limitar la cantidad de armamento nuclear y prohibir los ensayos nucleares sobre tierra y en el mar. Se excluyen Francia y China.

La carrera espacial


Los cohetes Titan II lanzaron doce naves Gemini estadounidenses en los años sesenta

Paradójicamente, la carrera armamentista dio lugar a una de las experiencias científicas más importantes de la humanidad: la carrera espacial. Surgida del programa para el desarrollo de los misiles balísticos, el lanzamiento de cohetes, que en realidad son misiles modificados, y de satélites al espacio se convirtió en un medio de propaganda de la superioridad tecnológica de las superpotencias.

El primero en llevar la competencia bipolar fue la Unión Soviética con el lanzamiento del Sputnik en 1957, primer satélite artificial en ir a al espacio y orbitar el planeta. En noviembre de ese mismo año, los rusos lanzan Sputnik II y dentro de la nave el primer ser vivo sale al espacio, una perra de nombre Laika, que murió durante el viaje.


El segundo round va por cuenta de Estados Unidos al lanzar el Explorer I en 1958. Pero la Unión Soviética consigue dar un paso gigantesco, al lanzar en 1961 la nave Vostok I, tripulada por Yuri Gagarin, el primer ser humano en ir al espacio y regresar sano y salvo.

  
Yuri Gagarin, cosmonauta soviético. El primer ser humano en viajar al espacio. Suecia (1964).

El desafío llega a su clímax cuando el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy promete enviar estadounidenses a la Luna antes del fin de la década, lo cual, tras varios intentos fallidos, tanto del lado soviético como del norteamericano, se hizo realidad en julio de 1969 con la misión Apolo 11 que consiguió que los dos astronautas estadounidenses Neil Amstrong y Edwin Aldrin fueran los primeros seres humanos en caminar sobre la superficie lunar.

La carrera espacial trajo consigo grandes innovaciones tecnológicas y proporcionó un elevado avance en las telecomunicaciones y en la informática del cual disfruta una gran parte de la humanidad hoy en día.

Final de la Guerra Fría

A principios de los años 80, con la llegada de Ronald Reagan a la presidencia de los Estados Unidos se da un nuevo impulso a la carrera armamentista. Sin embargo, rápidamente se hará evidente que la Unión Soviética enfrenta graves dificultades para seguir el ritmo de la confrontación debido a la situación de retraso de la economía soviética, la guerra que libraba en Afganistán y el descontento social.

Surge entonces un programa de reformas económicas y políticas denominadas “Perestroika y Glasnost” que serán implementadas por el líder soviético Mijail Gorbachov. Pese a tales tentativas, el deterioro del bloque socialista va a acelerarse desembocando en la caída del Muro de Berlín el 9 noviembre de 1989, tras el cual caerán, uno tras otro, los regímenes comunistas en Europa Oriental, hasta la disolución de la URSS en 1991.


Con la caída del muro de Berlín, uno de los símbolos del socialismo, se inició el derrumbamiento de este modelo político.

Fuente: Bitácoras. Bogotá.

 
 
 
Palabras Claves: tps://www.google.pt/ / guerra fria / la guerra fria / la guerra fr / que es la guerra fria / guerra fr / edad contemporanea guerra fria / fenomenos de la guerra fria /