contadores de paginas web
Imprimir

Liberacionismo

 
 

“La liberación de los oprimidos”

  

Desde que existen gobernantes han existido opresores. De hecho, durante la mayor parte de la historia, las masas han estado oprimidas por unos pocos ricos y poderosos. La política de liberación de la era moderna —sobre todo en las democracias supuestamente liberales de Occidente— pretende que los políticos incluyan en sus programas la causa de los oprimidos. El objetivo es conquistar la igualdad de estatus personal y legal, y las mismas oportunidades económicas y de empleo para todos los colectivos de la sociedad.

Cada uno de los tres movimientos de liberación más destacados —el de los negros en sociedades predominantemente blancas, el de los homosexuales en sociedades predominantemente heterosexuales y el de las mujeres en sociedades dominadas por los varones— ha pasado por dos fases: el esfuerzo por elevar la conciencia social y la propia dignidad de los miembros del grupo oprimido; y la campaña para alistar a dichos miembros en la lucha para persuadir u obligar a la sociedad a hacerles justicia.

El elemento más polémico de la política de liberación es la «discriminación positiva» o «acción afirmativa», consistente en imponer cuotas mínimas para estas minorías, principalmente en los puestos de trabajo y en las instituciones educativas. Los partidarios de la discriminación positiva alegan que los colectivos desfavorecidos nunca conseguirán la igualdad a menos que se imponga de manera artificial una nivelación de las condiciones. Los que se oponen a ella argumentan que la discriminación positiva rebaja la autoestima de los supuestos beneficiarios, distorsiona la apreciación del auténtico progreso conseguido y, en cualquier caso, es una forma inaceptable de discriminación contra los individuos que no forman parte del grupo oprimido, a los que se niega la igualdad de oportunidades y la aceptación en función de sus méritos.


Feminismo

Es indudable que la lucha de las mujeres por la igualdad social, económica y política tiene unas raíces muy antiguas, aunque han quedado ocultas en la historia, tradicionalmente escrita por hombres. Pero los orígenes del movimiento feminista moderno se suelen situar a finales del siglo XVIII, con la formación de clubes políticos femeninos en París tras la Revolución francesa y el comienzo de la campaña por el voto femenino, asociada principalmente con la publicación en 1792 de Vindicación de los derechos de la mujer, de la escritora inglesa Mary Wollstonecraft (1759-1797). Donde argumentaba que las mujeres no son por naturaleza inferiores al hombre, sino que parecen serlo porque no reciben la misma educación, y que los hombres y mujeres deberían ser tratados como seres racionales; e imagina un orden social basado en la razón. Estableció las bases del feminismo moderno y se convirtió en una de las mujeres más populares de Europa en su época.

 
Mary Wollstonecraft, en el ámbito anglosajón fue minimizada y ridiculizada durante siglo y medio, pero no deja de ser admirable el hecho que fue capaz de establecerse como escritora profesional e independiente en Londres, algo inusual para la época.

Durante el siglo XIX, los principales objetivos de las feministas fueron la conquista del derecho a voto, de los derechos de propiedad en el matrimonio y del derecho a la educación. El feminismo occidental contemporáneo, que surgió con gran fuerza en los Estados Unidos durante los años sesenta, ha centrado sus ataques en el patriarcado en todos sus aspectos, y ha planteado la cuestión de la discriminación sexual en una gran variedad de campos, incluyendo la política, la economía, la lingüística, el psicoanálisis y la historia. El feminismo se ha convertido en un instrumento de análisis y en un programa práctico.

Otros objetivos del movimiento feminista —cumplidos en grado variable en distintas partes del mundo— han sido el reconocimiento legal del derecho al aborto, la percepción del mismo salario que los hombres por el mismo trabajo y la división equitativa de las propiedades en caso de divorcio. Las feministas han puesto mucho empeño en derribar los paternalistas pedestales en los que los hombres las habían instalado, para lo cual era necesario liberar a los hombres de prejuicios inhibidores, siendo éste un componente importante del programa feminista.

Poder Negro

«Black Power» fue el lema adoptado por la rama militante del movimiento de derechos civiles de Estados Unidos, que floreció brevemente a finales de los años sesenta y principios de los setenta. El origen del movimiento se remonta a 1966, cuando Stokely Carmichael (1941-1998) pidió a los agitadores negros que volvieran la espalda a los objetivos asimilacionistas y los métodos no violentos de Martin Luther King (1929-1968). Los partidarios del Poder Negro abogaban por el separatismo racial, siempre con la amenaza de violencia. Sus dirigentes hicieron mucho por elevar la autoestima de los negros norteamericanos.

Las dos organizaciones que más se destacaron en este movimiento fueron las Panteras Negras y los Musulmanes Negros, inspirados por la retórica de Malcolm X (1925-1965). El Partido Pantera Negra fue llamado originalmente
Partido Pantera Negra de Autodefensa, ya que nace como una reacción al racismo vivido en Estados Unidos. Ambas organizaciones fueron herederas de las ideas de éste orador y activista musulmán, porque surgieron tras su muerte y trataron de poner en práctica sus ideas, llevando a cabo programas para mejorar el nivel de vida de la Comunidad Negra norteamericana.

 
Panteras Negras. El FBI los declaró enemigo público número uno en 1969, eso y el asesinato de varios de sus dirigentes, fueron factores claves para su desaparición.

Liberación Gay

En los años sesenta y setenta, casi todas las naciones occidentales despenalizaron las relaciones sexuales consentidas entre adultos. Esta victoria de los homosexuales abrió el camino a movimientos de liberación gay en todo Occidente. Al no ser tan visibles como las mujeres y los negros, los homosexuales no habían sufrido el mismo grado de discriminación manifiesta. El principal objetivo del movimiento ha consistido en elevar la autoestima de los homosexuales, suprimiendo la vergüenza que la cultura dominante les enseñó a sentir y eliminando el miedo a ser descubiertos.

El Movimiento de Liberación LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero) comenzó formalmente en el año de 1969 en la ciudad de Nueva York, con la marcha que se dio después de los llamados “disturbios de Stonewall”, aunque varias organizaciones y activistas habían dado los primeros pasos del movimiento desde finales del siglo XIX, reivindicando derechos para los homosexuales.


El 28 de junio de 1969 la policía de Nueva York allanó el Stonewall Inn, el club gay más importante de la ciudad. Pero los clientes se rebelaron y convirtieron este lugar en punto emblemático de la resistencia de lesbianas, gays, bisexuales, y personas transgénero.

Ahora el movimiento debate si es legítimo revelar la homosexualidad de una persona sin su consentimiento. Los partidarios alegan que lo que se gana al dar a conocer la sexualidad de ciudadanos prominentes o célebres compensa con creces cualquier trastorno privado, y que eludirlo equivale a reconocer que la homosexualidad es vergonzosa.

Los principales objetivos de éste movimiento son: la abolición de la legislación que aún penaliza la homosexualidad en algunos países del mundo; erradicar de la sociedad prejuicios y actitudes tales como la homofobia; lograr la concienciación acerca de los derechos que se les deben otorgar, para conseguir la equiparación de derechos con los heterosexuales.

En muchos países y Estados federados del mundo, la Comunidad LGBT ha logrado avances significativos en cuanto a sus derechos legales. En el año 2001 el gobierno de Países Bajos legalizó la unión conyugal de personas del mismo sexo. A este país le siguieron Bélgica (2003), España y Canadá (2005), Sudáfrica (2006), Noruega y Suecia (2009), Portugal, Islandia y Argentina (2010), Dinamarca (2012) y Uruguay (2013). A demás de varios estados federados de Estados Unidos, México y Brasil. Igualmente la adopción de hijos ha sido un logro para esta comunidad, ya que en la mayoría de países y estados donde se ha legalizado el matrimonio también se ha permitido la adopción.

En algunos países el movimiento gay es completamente inexistente, especialmente en África y Medio Oriente donde se puede encontrar la “prisión perpetua” y la “pena de muerte” como castigo judicial para personas homosexuales.

 

Fuente: STEWART, Robert. Ideas que transformaron el mundo. 1997. 

 
 
 
Palabras Claves: liberacionismo / Qu / movimiento sesentas lgbt / teorías liberacionistas / liberasionista /