contadores de paginas web
Imprimir

Historia de la filosofía: La escolástica medieval

 
 

Con la caída del Imperio Romano se produjo la desintegración de su universo cultural, sólo conservado en parte por la cultura bizantina. El cristianismo, heredero a su vez de la filosofía clásica, marcará el pensamiento cultural y filosófico durante toda la Edad Media.

Frescos de la iglesia de San Agustín
Frescos de la iglesia de San Agustín

Cabe destacar en este momento a traductores y compiladores del saber clásico, como Boecio (470-525), Beda el Venerable (673-735) y San Isidoro de Sevilla (560-636). Ya en el siglo IX, Juan Escoto Eriúgena intenta explicar el mundo sensible y todo lo existente a partir de su generación por Dios.

En el siglo XI, San Anselmo de Canterbury supondrá una conciliación entre dialécticos y antidialécticos al negar que las Sagradas Escrituras deban ser sometidas a análisis y afirmar que una vez que la fe nos revela los dogmas, éstos pueden ser explicados por la razón a través de la dialéctica.

En el siglo XIII surge la escolástica. Su origen está en el renacimiento urbano, en el agustinismo, que subordinaba por completo la razón a la fe, y el aristotelismo. El momento cumbre de esta filosofía cristiana lo constituye la obra de Santo Tomás de Aquino (1224-1274). Lo primero que hará será distinguir la filosofía de la teología.

El triunfo de Santo Tomás de Aquino, Museo del Louvre.
El triunfo de Santo Tomás de Aquino, Museo del Louvre.

El terreno de la filosofía será el conocimiento racional y el de la teología, los dogmas revelados. Pero el estudio filosófico debe llevar forzosamente a las verdades de la fe; caso contrario, debe buscarse el error del razonamiento. La segunda gran figura de este pensamiento es Juan Duns Escoto (1266-1308). Su filosofía se basa en tres postulados fundamentales: la univocidad del ser, la primacía de la voluntad divina sobre la razón y un cierto escepticismo en la teoría del conocimiento.

En el siglo XIV se produce una crisis general de los valores medievales que afectó de igual manera al pensamiento. En este sentido, la filosofía de Guillermo de Occam (1300-1350) supone el punto de partida para la ruptura con el dogmatismo escolástico. Negará la existencia de ideas en el entendimiento divino, pues éstas serían una mediatización de la libre voluntad divina. Para él, el conocimiento está basado en la intuición sensible, es decir, en la experiencia. Por ello la razón no puede probar la existencia de Dios, esta cuestión sobrepasaría el alcance de la filosofía, que sólo puede tratar el conocimiento basado en la experiencia.

El triunfo de Santo Tomás de Aquino, Museo del Louvre.
Dibujo de Guillermo de Occam