contadores de paginas web
Imprimir

Libertad de cultos en Colombia

 
 

La libertad de cultos es un derecho fundamental de los seres humanos. Es entendida como la posibilidad que tiene toda persona, de expresar de manera privada o pública y sin afectar los derechos de las demás personas, todo el conjunto de ritos o ceremonias religiosas que hacen parte integral de sus creencias. En Colombia, este derecho está garantizado por la Constitución Política de 1991, la cual invoca en el Preámbulo "la protección de Dios", pero establece en el Artículo 19 que "toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión ya difundirla de forma individual o colectiva”. Además, establece que todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley, con lo cual se quita a la Iglesia Católica su supremacía sobre los demás credos. Por ello, en nuestro país, además de fieles católico, hoy en día se encuentran creyentes de otras ramas de la cristiandad como los protestantes y los ortodoxos, y de otras religiones, tales como la islámica y la judía.

libertad de cultos

El islamismo en Colombia
 
A partir de 1880, llegó al país una ola migratoria proveniente del Líbano, Palestina y Siria. Este grupo de musulmanes trató de conservar su religión, aunque contaron con dificultades como la oposición de la mayoría católica, la difícil comunicación con sus tierras de origen y la falta de traducción del Corán. Desde la década de 1970, nuevos migrantes musulmanes se instalaron en ciudades como Maicao, Buenaventura, San Andrés, Barranquilla, Santa Marta, Valledupar, Cúcuta, Cali y Pasto. Gracias a los medios de comunicación, pudieron mantener sus lazos con los países de origen y crearon centros islámicos para el aprendizaje y difusión del islam. En la actualidad, se calcula una población de quince mil musulmanes en el país.

Mezquita de Bogotá Mezquita de Bogotá

El judaísmo en Colombia
 
Los primeros indicios de la presencia de judíos en Colombia datan del siglo XVII, según lo consignado en los archivos de la Santa Inquisición de Cartagena. A comienzos del siglo XIX, muchas familias judías provenientes de la isla de Curazao se instalaron en la ciudad de Barranquilla que, pese a ser una ciudad pequeña en comparación con Cartagena y Santa Marta, por su ambiente cultural e intelectuales permitió desarrollar sus ritos religiosos libremente. En la primera mitad del siglo XX, los cambios políticos sucedidos en Europa obligaron la migración de judíos hacia Colombia, aunque, las políticas migratorias colombianas obstaculizaron la llegada de esta comunidad al país. En la actualidad, se calcula una población de cinco mil creyentes judíos en el país, cifra que tiende a reducirse por los problemas de inseguridad y la migración de judíos hacia otros países.

Sinagoga Bet-el en Barranquilla Sinagoga Bet-El en Barranquilla

La Constitución de 1991 y la libertad de cultos
 
La Constitución de 1991, en su artículo 19, garantiza la libertad de cultos. Asimismo, promulga que todas las personas tienen derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva y que, además, todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley.

Constitución Política de Colombia 1991 La libertad de profesar un culto religioso es un derecho constitucional.

Por otra parte, así como el artículo 68 garantiza la libertad de educación religiosa y propone que ninguna persona puede ser obligada a recibirla, el artículo 42 autoriza a que los matrimonios religiosos tengan efectos civiles en los términos que establezca la ley en caso de divorcio. Estas son, en conjunto, las leyes consagradas en la Constitución Nacional que permiten a los colombianos la plena libertad en la práctica y difusión de sus credos y la garantía del respeto de sus derechos.