contadores de paginas web
Imprimir

11 de enero de 630: Mahoma conquista La Meca

 
 

El 11 de enero del año 630, Mahoma, el profeta fundador del Islam, ingresaba a La Meca con un ejército de aproximadamente 10.000 hombres, conquistándola sin ninguna resistencia.

Mahoma avanzando en La Meca
Mahoma avanzando en La Meca.

La Meca es el lugar de nacimiento de Mahoma, profeta y fundador del islamismo, y centro sagrado del Islam. Dos años antes, en 628, Mahoma había hecho un peregrinaje hacia La Meca con 1.400 personas con la intención de realizar un ataque. Sin embargo, esta expedición se convirtió en un peregrinaje pacífico: los Quraish, que habitaban La Meca, interceptaron al grupo de musulmanes a las afueras de la ciudad, y ambos bandos decidieron resolver el conflicto a través de la diplomacia y sin violencia. Allí redactaron el Tratado de Hudaybiyyah, que establecía una paz de diez años. Sin embargo, poco tiempo después, los Quraish rompieron esta tregua al atacar a algunas tribus árabes musulmanas. Después del incidente, los Quraish pidieron a Mahoma mantener el pacto de paz pero él, en secreto, comenzó a formar un gran ejército con el objetivo de atacarlos y conquistar la ciudad.

Mahoma dirigiendo la destrucción de los idolos de la Kaaba
Mahoma dirigiendo la destrucción de los idolos de la Kaaba.

El 29 de diciembre de 629 Mahoma partió hacia La Meca. El ejército musulmán fue incrementando su tamaño en el camino, hasta llegar a contar con 10.000 hombres al momento de la entrada a la ciudad, el 11 de enero de 630. Como consecuencia, luego de una serie de enfrentamientos, el jefe de los Quraish adoptó el Islam y los mecanos se rindieron, siendo perdonados por Mahoma. El santuario de la Kaaba, piedra negra venerada en La Meca, fue inmediatamente consagrado a Alá, convirtiéndola así en el lugar sagrado del Islam y principal sitio de peregrinaje de la nueva religión.

A pesar que Mahoma no estuvo presente en el asalto a la ciudad (como en todas las batallas, por prescripción coránica), administraba la quinta parte del botín para repartirlo entre los más necesitados. Los cuatro quintos restantes pertenecían siempre a los combatientes. La capitulación de La Meca y la derrota de las tribus enemigas permitió a Mahoma tomar el control de Arabia. Sin embargo, Mahoma no constituyó ningún gobierno, sino que prefirió gobernar a través de las relaciones personales y los tratados con las diferentes tribus.

 
 

Efemérides