contadores de paginas web
Imprimir

Revolución Francesa: Antiguo Régimen

 
 

Generalmente una revolución se produce cuando hay cambios violentos en las instituciones políticas de una nación. Estos cambios son impulsados por líderes comprometidos con la situación de su país e interesados en que cambien algunas condiciones que consideran injustas.

Pues bien, a finales del siglo XVIII, las ideas de progreso de la Ilustración y el crecimiento de una burguesía poderosa, pero sin derecho a la participación política, hicieron tambalear los regímenes absolutistas europeos, donde el poder se concentraba en el monarca, el clero y la nobleza.


En este contexto se desarrolló la Revolución francesa, cuyo estallido influyó de manera decisiva en el cambio político, económico, social y cultural no sólo de Francia sino de otros países europeos.


La libertad guiando al pueblo francés

Para entender cómo se llevó a cabo la Revolución francesa, es necesario comprender la estructura social que tenía Francia en ese momento, conocido como Antiguo Régimen.

Antiguo Régimen

A finales del siglo XVIII, buena parte de las monarquías europeas estaban regidas por lo que se conoce como Antiguo Régimen, es decir, un conjunto de condiciones políticas, económicas y sociales generadas por los reyes en quienes se concentraban todos los poderes. Esta forma de gobierno recibió el nombre de monarquía absolutista y estaba conformada por ministros y administradores que ejercían el gobierno de manera centralista; pero, la estabilidad del Antiguo Régimen dependía de la personalidad del soberano.


Monarquías absolutas en Europa en la segunda mitad del siglo XVIII

Francia, que para entonces era el país más rico y más poblado de Europa, con 26 millones de habitantes aproximadamente, estaba gobernada por Luis XVI (a quien el pueblo le llamaba despectivamente Luis Capeto). El estado era gobernado por un gran número de funcionarios que le rendían cuentas al rey, quien también fiscalizaba a los nobles y al clero.


Luis XVI

La Sociedad en el Antiguo Régimen

Durante el siglo XVIII la población creció considerablemente, gracias a los progresos sanitarios, a las mejoras de la alimentación, y al incremento del intercambio comercial. A semejanza de lo que ocurrió en la Edad Media, la sociedad francesa estaba dividida en varios estamentos, a pesar que en la mayoría de los países ya había desaparecido la servidumbre, por lo que gran parte de los trabajadores de la tierra eran campesinos libres, aunque seguían pagando tributos.

Los estamentos más representativos eran:

   
 Pirámide social del Antiguo Régimen

La nobleza

Constituía, junto con el clero, uno de los grupos privilegiados de la sociedad del Antiguo Régimen. Estaba integrada por una minoría de familias, pero con un gran poder político y económico, ya que, eran propietarias de grandes latifundios, estaban exentas del pago de impuestos, recibían elevadas rentas de los campesinos, detentaban importantes cargos políticos y militares, y jurídica y legalmente sus miembros heredaban privilegios por nacimiento. Se configuraban como un grupo heterogéneo porque no todos sus miembros gozaban de la misma importancia y posición económica.

El clero

Clase sacerdotal en la Iglesia Católica, que ostentaba gran parte del poder y además acumulaba grandes riquezas. Las diferencias entre los miembros del clero eran grandes. Generalmente, poco o nada tenía que ver el poderoso arzobispo con el humilde párroco rural, partícipe en muchas ocasiones de los mismos afanes cotidianos de sus feligreses, por no hablar de los muchos capellanes cuyos ingresos apenas les permitían vivir decentemente. No era raro, por lo tanto, que también entre los eclesiásticos se dieran diferencias clasistas, subrayadas además por el hecho de que la nobleza solía reservar las mejores sedes para sus allegados, mientras que las tareas pastorales peor retribuidas quedaban bajo los clérigos provenientes de las clases pobres.

 Cardenal Richelieu, ejemplo de alto dignatario

El estado llano (tercer estado)

Estaba constituido por la burguesía y por las clases populares. La burguesía estaba formada por comerciantes quienes ya habían acumulado grandes riquezas y muchos poseían títulos nobiliarios comprados a un gran precio, pero no podían participar en la política. Las clases populares (sans culottes) estaban compuestas por artesanos y campesinos, que ocupaban el lugar más bajo de la sociedad. Además existían los grupos marginales conformada por mendigos y proscritos que sobrevivían gracias a la caridad y a la delincuencia.

                      Clases populares