contadores de paginas web
Imprimir

Sector terciario de la economía: El Transporte

 
 

Sector terciario de la economía: El Transporte

El sector terciario de la economía no produce bienes económicos, aunque muchos de ellos obtienen importantes beneficios económicos. En su mayoría se crearon para satisfacer las necesidades del ser humano, como el transporte, la educación, las comunicaciones, la administración, la sanidad, el ocio, se incluyen también lo servicios financieros, comerciales, de información, turismo, y todos aquellos generados por las sociedades modernas. 

Este sector es de gran importancia en las sociedades desarrolladas o en vías de desarrollo debido a la población activa que ocupan; su eficacia y diversidad son un indicativo del nivel de modernidad que ha alcanzado una sociedad.

Con el perfeccionamiento de los medios de transporte, el creciente aumento del volumen de producción y consumo, así como el crecimiento del turismo, se ha producido un incremento del intercambio de mercancías y el desplazamiento de miles de viajeros. Esta demanda de intercambios ha exigido un perfeccionamiento de las formas de transporte y una mejora de las redes de comunicación. Así en los países donde se produce un creciente desarrollo económico se realiza, a su vez, un crecimiento armónico de las redes de comunicación, y una mejora y perfeccionamiento de los vehículos encargados de ese transporte.

Trazado urbano
En las grandes ciudades las circunvalaciones, los puentes y un trazado inteligente de las vías rápidas, facilitan la fluidez del tráfico de coches y camiones.

El transporte es llevar algo o alguien de un lugar a otro. Cada una de las formas en que puede efectuarse este desplazamiento se denomina sistema de transportes, es decir, el transporte terrestre, aéreo, etc. y los elementos físicos que se utilizan para que se realice dicho transporte reciben el nombre de medios de transporte. Estos pueden ser fijos, como la red de carreteras o ferroviarias, o móviles como los automóviles o los aviones. Cuando se trata de un cuerpo sólido o del ser humano se requiere siempre de un vehículo y una vía para su transporte, cuando se trata de otros, como el gas o el petróleo, sólo son necesarias vías de transporte como un gaseoducto u oleoducto.

Los transportes terrestres

Los transportes terrestres son los que concentran la mayor parte del tráfico mundial. Así, los caminos, calzadas, carreteras y ferrocarriles han sido utilizados por el hombre desde muy antiguo para su comunicación y transporte. La expansión del ferrocarril, a partir de 1830, cuando se inauguró el primer ferrocarril a vapor, ha sido muy rápida, logrando su mayor éxito en el siglo XIX y principios del siglo XX al hacer posible la reducción del coste de los transportes, el crecimiento de las grandes ciudades interiores y la conquista de espacios nuevos.

El ferrocarril es uno de los medios de transporte eficaces para distancias inferiores a los 1.000 kilómetros. Es un transporte colectivo, con precisa regularidad en los países más desarrollados y que hace posible la comunicación entre los centros industriales y de población, facilitando el intercambio de mercancías y el acercamiento de las personas. A pesar de la competencia que sufre con el automóvil y el avión, se está dando un resurgimiento de este tipo de transporte gracias a su escasa contaminación; su eficacia en el transporte de viajeros, sobre todo de la periferia de las grandes ciudades a los lugares de trabajo, los trenes de cercanías; su comodidad; y rapidez, así como el perfeccionamiento de los trenes.

El Tren de Shanghái es un transporte de levitación magnética llamado maglev
En los países desarrollados de Europa y Asia los avances en infraestructura y tecnologías aplicadas han permitido una rápida evolución en la alta velocidad ferroviaria que permite superar los 500 kilómetros por hora. El Tren de Shanghái es un transporte de levitación magnética llamado maglev, método que tiene la ventaja de ser más rápido, silencioso y suave que los sistemas de transporte público sobre ruedas convencionales.

El transporte por carretera actualmente está presente en todo el mundo, aunque hay un marcado contraste entre los países desarrollados y los que no lo son. Así en los primeros la red de carreteras se caracteriza por el número de autovías y autopistas que tienen, así como la modernización y mejora de los vehículos que utilizan los ciudadanos. En los menos desarrollados las carreteras están en mal estado y los vehículos son mucho más escasos.

El automóvil ha representado una auténtica revolución del transporte, desde 1901, en que se fabrica el primer coche en serie, el parque automovilístico ha crecido vertiginosamente en todo el mundo, debido a su autonomía, rapidez y comodidad. Creándose a su vez una extensa red de carreteras, autovías y autopistas que unen los principales centros urbanos, industriales y agrícolas dentro de los países y entre estos.

El transporte por carretera es de gran eficacia en las distancias cortas y en el desplazamiento de mercancías de poco tonelaje. El vehículo que se utiliza para el transporte de mercancías es el camión, que ha demostrado ser un eficaz elemento para la distribución de los productos, ya que gracias a este tipo de transporte llegan regularmente a los centros comerciales, almacenes e industrias.

Los vehículos particulares o los autobuses de pasajeros son los que se utilizan para el desplazamiento de personas
Los vehículos particulares o los autobuses de pasajeros son los que se utilizan para el desplazamiento de personas. Este tipo de transporte demanda la proliferación de estaciones de servicio para repostar combustible, talleres de reparación y zonas de avituallamiento y descanso para los viajeros.

La popularización del automóvil en las ciudades, utilizado sobre todo para el desplazamiento a las zonas de trabajo o comercio, presenta graves problemas de infraestructura de difícil solución, lo que provoca grandes atascos y embotellamientos, además de otros problemas: falta de aparcamiento, graves accidentes, stress, caos circulatorio, etc. Aun así, sigue siendo el medio transporte más habitual en todo el mundo.

El transporte marítimo

Los transportes marítimos desempeñan un papel fundamental en el transporte y en el comercio mundial, que durante siglos ha dependido de la navegación. La navegación tiene orígenes muy antiguos; así, las rutas marítimas, primero por el Mediterráneo y más tarde por el Atlántico y Oriente, supusieron la hegemonía de los grandes imperios. Pero la gran revolución del transporte marítimo tiene lugar a finales del siglo XIX con la invención de la máquina de vapor. En el siglo XX continuó el progreso técnico con la invención de los motores diesel y el perfeccionamiento de los barcos, tendiendo en la actualidad a ser cada vez de mayor tonelaje, de hecho, existen petroleros de más de 10.000 toneladas.

Antes del perfeccionamiento del avión, el barco era un popular medio de transporte de pasajeros, pero la rapidez y eficacia del avión en las grandes distancias, redujo considerablemente el barco de pasajeros. Actualmente este tipo de barcos se utiliza para los cruceros de placer y el transbordador, un barco que une las islas o atraviesa los estrechos para unir continentes. Hoy en día el barco se utiliza fundamentalmente para el desplazamiento de mercancías, aunque también ha descendido su número. En contrapartida son más rápidos y eficaces, y más especializados. Entre ellos destaca el petrolero, uno de los barcos más numerosos que surcan nuestros mares.

Un petrolero es un tipo de buque cisterna diseñado específicamente para el transporte de crudo
Un petrolero es un tipo de buque cisterna diseñado específicamente para el transporte de crudo o productos derivados del petróleo.

Las ventajas de este tipo de transporte son la gran movilidad entre los continentes, la gran capacidad de carga y el bajo costo. Sin embargo, es necesario un transporte intermediario que llegue hasta los puertos para depositar la mercancía en los barcos, lo que requiere una infraestructura y una red de transporte adicional.

Este tipo de actividad en el transporte de mercancías requiere de muchos gastos, y unido a la competencia de los otros medios de transporte y la proliferación de navieras, ha provocado que, para conseguir una mayor rentabilidad, se concentren las actividades en un reducido número de puertos, lugar de encuentro de las rutas marítimas y terrestres. Así los puertos tienen que ser puntos que faciliten la distribución de mercancías a zonas extensas, y estar situados dentro de núcleos económicos y de población activos. El papel que desempeñan los transportes marítimos es fundamental en el transporte y en el comercio mundial, el cual ha dependido de la navegación durante muchos siglos.

El transporte aéreo

La navegación aérea ha constituido el último adelanto en los transportes en este siglo, produciéndose un rápido desarrollo desde 1927, en que se atraviesa por primera vez en solitario el Atlántico en 33 horas y 30 minutos, pasando por los Jumbos con capacidad para 550 pasajeros, hasta los aviones supersónicos como el Concorde, que puede alcanzar la velocidad de 2.944 km a la hora. El tráfico aéreo ha adquirido tal importancia que la calidad y cantidad de las flotas aéreas, el número de aeropuertos y el volumen de mercancías y viajeros se ha convertido en uno de los principales indicadores del desarrollo económico de un país.

El avión es un eficaz medio de transporte
El avión es un eficaz medio de transporte, sobre todo en las distancias largas. Facilita el tránsito internacional e intercontinental, lo que le convierte en un transporte indispensable en la sociedad moderna.

La aviación es el transporte más moderno, seguro y eficaz. Todavía es un transporte utilizado principalmente para el desplazamiento de pasajeros, aunque según va desarrollándose la tecnología aérea se va incrementado el uso de la aviación para el desplazamiento de mercancías. Su alto costo, sin embargo, provoca que se utilice para productos de poco volumen. El avión ha demostrado ser un medio de transporte eficaz sobre todo para las distancias muy largas, aunque en las cortas sufre la competencia del tren y del automóvil, mucho más barato en relación a las tarifas del viaje en avión. A esto hay que sumarle la ubicación de los aeropuertos situados en los alrededores de la ciudad, por lo que se hace necesario una infraestructura adicional para el desplazamiento hasta el destino final en la ciudad con lo que se pierde eficacia en el transporte.

El aeropuerto consta de una compleja infraestructura que requiere de un férreo control en los desplazamientos internos. Es necesario una torre de control, un servicio meteorológico, terminales de pasajeros y de mercancías, pistas de aterrizaje y despegue, vehículos para el transporte de pasajeros hasta los aviones, personal especializado, etc.