contadores de paginas web
Imprimir

Edgar Allan Poe

 
 

Edgar Allan Poe. Poeta, narrador y crítico estadounidense, uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. Fue el gran maestro del género del terror, e inauguró además el relato policial y la ciencia-ficción.

Edgar Allan Poe (1809-1849) nació en el puerto norteño de Boston, Estados Unidos el 19 de enero de 1809, siendo traído al mundo por una pareja de actores ambulantes que la mitad de los días aguantaban hambre: su padre murió poco después abatido por el alcohol, y su madre no tardó en seguirlo, apretada por la pobreza y por la tuberculosis. Al quedar huérfano, Edgar es semi-adoptado por John Allan, cabeza de una acomodada pero estéril familia de cultivadores y comerciantes de Richmond, Virginia. Así es como Ed­gar adquiere el apellido Allan, recibiendo de paso los elementos básicos que irían a conformar su personalidad: ambición y amargura, orgullo y angustia, educación aristocrática y ner­vios a flor de piel.

A los seis años viajó con la familia Allan a Inglaterra donde ingresó en un internado privado. Conforme penetra en la adolescencia, el joven se va tornando alarmantemente huraño, en parte por el complejo de saberse huérfano, y en buena parte por causa de que el señor Allan no firma los papeles que lo hubieran con­vertido en su legítimo hijo y en su cabal heredero. Después de regresar a Estados Unidos en 1820 siguió estudiando en centros privados y asistió a la universidad de Virginia durante un año, pero en 1827 su padre adoptivo, disgustado por la afición del joven a la bebida y al juego, se negó a pagar sus deudas y le obligó a trabajar como empleado. Contrariando la voluntad de Allan, Poe abandonó su nuevo trabajo, que detestaba, y viajó a Boston donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas (1827). 

Tras prestar servicio como soldado, y tras una tormentosa estada en la escuela de oficiales de West Point, Edgar rompe con los Allan y cumple con reencontrarse con los de su sangre, llevando este movimiento pendular al extremo de contraer matrimonio, en 1884, con una prima, Virginia Clemm, lo cual no sería en absoluto criticable... si olvidamos que la novia tenía trece años, que nunca alcanzó a desarrollarse físicamen­te, y que en lo mental daba abundantes pruebas de ser retardada. El 29 de enero de 1845, publicó un poema que le haría célebre: el cuervo.
 Establecido en el norte —viviría más que todo en Filadelfia y en Nueva York—, mientras esforzadamente obtiene su sustento colaborando o dirigiendo revistas, se dedica a escribir poesía, cuentos góticos de horror, los primeros cuen­tos policiales de la literatura, cuentos de misterio, y una única novela, Las aventuras de Arthur Gordom Pym, producción literaria que antes que en los EE.UU. le da merecida fama en Francia.

 

Atormentado por la enfermedad y muerte de Virgi­nia, a quien la tuberculosis se la lleva como a una brizna de hierba, y él mismo corroído por el alcohol, el opio, las depresio­nes, las manías persecutorias, el insomnio, las pesadillas, fa­llece dos años después de enviudar, el 7 de octubre de 1849, a los cuarenta años de edad,  tras sufrir un penoso «delirium tremens» de cinco días de duración en un hospital de Baltimore.

Referencia:
Congrains Martin, Enrique. Colosos de la Humanidad, escritores y poetas. Forja, Bogotá, 1983.